El ejemplo de los dinosaurios…

Adaptarse o sobrevivir. Esa es la cuestión desde tiempos muy lejanos, lo mismo antes que ahora, en cualquier actividad que el ser humano encare. La cuestión es amoldarse a las circunstancias, entender las cuestiones de cada momento y actuar en consecuencia para pasar la tempestad y esperar que aclare. Si es que en el algún aclara…
Como ocurriera en tiempos en los que el hombre no existía, los dinosaurios sufrieron los cataclismos y desaparecieron, al mismo tiempo que otros animales fueron evolucionando y, así, lograron trascender al tiempo y llegar a nuestros días sin extinguirse.
Y no es que pretendamos ser tremendistas ni mucho menos pero creemos que el ejemplo bien vale para lo que está pasando en nuestra Liga de Fútbol, que venía llamativamente muy tranquila en estos últimos meses, sin ninguna noticia de esas que suelen darse desde la entidad de calle Alem y que provocan verdaderos cimbronazos en la opinión de los amantes de este deporte.
Ahora lo que pasa es que desde la conducción de la Liga se decidió dejar suspendida la segunda final del torneo local porque la mayoría de los clubes no asistió a la reunión con el titular de la Policía local, encuentro en el que estuvieron solamente dos de los siete delegados de los clubes, en medio de un océano de comentarios sobre las intenciones de algunos de no jugar el torneo interligas con Colón por los altos costos que demandaría afrontarlo.
Mezclando limones con tuercas, se encadenó un tema que debería quedar para dentro de algunos días con el partido donde puede quedar definido el campeón (si gana El Huracán) o en todo caso el que puede ser el penúltimo duelo de la competencia (si gana Argentino habrá finalísima). Como si se tratase de niños al que un papá quiere escarmentar, desde la cabeza liguista se les está diciendo a los clubes que no se jugará la final si no confirman su participación en el certamen con los vecinos, cuestiones que nada tienen que ver…
Y volviendo a los dinosaurios, es entendible que muchos dirigentes duden de llevar adelante un campeonato de más de cuatro meses donde durante al menos catorce fechas no enfrentarán a rivales de la misma ciudad, con los perjuicios para las siempre pobres arcas de las instituciones que esto acarrearía porque si es difícil juntar los pesos para cubrir los gastos cuando hay hinchas locales de los dos equipos, no es difícil imaginarse lo que puede ocurrir jugando con elencos de otra ciudad. Y esta reflexión vale tanto para los nuestros como para los colonenses, que seguramente deben estar planteándose lo mismo.
Ante la disyuntiva, se deberían buscar alternativas para cumplir con el compromiso y hacer el Rojas-Colón. Nos parece exagerado que se juegue casi tres meses midiéndose con adversarios de la otra liga, cuando una manera de aliviar un poco esta cuestión podría ser reacomodar el fixture y, por ejemplo, en vez de dos ruedas donde se repiten los cruces, una vez en cada cancha, poner a todos en la bolsa y jugar todos contra todos a una rueda.
Y pasan por nuestra cabeza otras ideas tal vez más alocadas como buscar que se jueguen dos partidos por cancha, para reducir costos de árbitros y seguridad, o encontrarle otra alternativa para darle mayor interés a este Interligas que parece despertar muy poco entusiasmo y que, al menos en lo económico, es complicado de afrontar de la forma en que se ha planteado.
Son épocas de vacas flacas y, teniendo en cuenta eso, hay que actuar navegando en un mar de limitaciones para no terminar ahogándose…

Gear SA

Clyfer