Parece que empieza el fútbol…

Siendo la mañana del martes, a un día de lo que supuestamente sería el momento establecido para el comienzo, brilla por su ausencia la información oficial acerca del torneo de futbol que “jugarían” este año los clubes de Rojas y Colón.
Estamos tentados de utilizar algunos calificativos que nos granjearían seguramente la antipatía de unos cuantos, prefiriendo resumir la situación con un término más amable, calificando la situación como de “desorganización”.
Dialogar con colegas parece la única forma de ir enterándose de lo que probablemente ocurra, o tal vez no, como tantas otras veces, la más cercana hace poquito ya que se había fijado la de domingo pasado como fecha de comienzo pero resulta que, según dicen, alguien se había olvidado de mandar los papeles al Consejo Federal.
Según nos cuentan, mañana miércoles jugarían Juventud y Boca en el estadio de Barrio Nehuenche y El Huracán viajaría a Colón para enfrentar a Racing. El viernes sería el turno de Jorge Newbery frente a Sportivo Barracas, que chocarían en Barrio Progreso, y el lunes se enfrentarán el Deportivo Unión y Argentino, en el estadio del León. Aclaramos que según el fixture quedaría libre Carabelas, aunque los rojos deberían estar atentos porque quizás deciden cambiar partidos y por ahí les toca jugar.
Así se ha venido manejando este torneo, casi en secreto, sin ninguna clase de comunicaciones oficiales, como si se tratase de un secreto de Estado, entre una Liga de Rojas que navega en una situación de inestabilidad y una Liga de Colón que hace un tiempo estuvo intervenido pero que se ha acomodado y ya goza de mejor salud.
Según parece, también habrá un torneo conjunto de divisiones juveniles que empezaría el sábado próximo, pero de esto tampoco se sabe nada. Qué podemos pedir de algo que se inicia dentro de cuatro días si no sabemos nada de lo que empezaría mañana…
En cuanto a los horarios, los partidos del miércoles comenzarían a las 22, un hermoso horario teniendo en cuenta que la temperatura ya ha empezado a bajar y que no está resultando tan agradable estar hasta la medianoche en la cancha, aunque en esto no se batiría ningún récord teniendo como antecedente no muy lejano aquella final del fútbol rojense que se jugó en horario nocturno en pleno invierno, una especie de tortura programada por nuestra Liga, de donde pueden salir las decisiones más inverosímiles que uno pueda (o no) imaginar.
En épocas donde la tecnología ofrece posibilidad de todo tipo, el certamen no tiene ni siquiera un “Face”, ni hablar de una página web, no existe un canal de comunicación que vaya más allá de los mails que, atentamente, el secretario de nuestra Liga envía a los medios cuando está en su poder la información oficial, que suele ser muy cerquita del momento en que se van a producir los hechos.
En Salto, el fin de semana pasado, suspendieron partidos porque había mucho viento. Otras ligas arman sus torneos con menos de diez equipos y nadie “patalea” a pesar de no cumplir con ese mínimo que requiere el Consejo Federal. Esto no tiene nada que ver con lo que ocurre por estos pagos pero son datos que sumamos para dejar en claro, una vez más, la realidad de nuestro fútbol, un mundo especial, raro, donde la lógica no suele imperar…

Gear SA

Clyfer