Programación, una actividad que permite trabajar en casa y hasta cobrar en dólares


Tres egresados de la tecnicatura que dicta la UTN en nuestra ciudad cuentan sus experiencias en el "trabajo remoto".

Rojas ha dado muestras de que no carga con el estigma de tener que sobrevivir atada a la producción primaria de bienes. En reiteradas oportunidades se ha hablado del potencial de su desarrollo cultural, y hoy existe otro "nicho" que también sirve para fundamentar esta afirmación: la programación, que no es el futuro; es presente.

Quizás se trata del ámbito más dinámico de la producción posible en la Argentina. Una actividad que demanda muchos más recursos humanos que los que el sistema educativo puede producir, y que es capaz de generar rentabilidades significativamente por encima de cualquier otra. Aunque la posibilidad de producir tecnología todavía nos queda lejos, hay que empezar a recorrer el camino.

Esta actividad productiva comenzó a tomar impulso hace quince años, con la puesta en marcha del aula Rojas de la Universidad Tecnológica Nacional (facultad regional San Nicolás), donde fue dictada, entre otras cosas, la tecnicatura superior en programación.

Desde ese momento la universidad alimentó de trabajadores principalmente a Neoris, una firma multinacional que se instaló poco después (como evolución de Ombú Software, de los hermanos Matheu), pero este panorama comenzó a cambiar rápidamente hace un par de años.

Neoris sigue hoy empleando a la mayor parte de los programadores que hay en Rojas, pero muchos se van desplazando hacia la modalidad de trabajo remoto, desempeñándose como empleados, en relación de dependencia o como desarrolladores independientes, en empresas de otros lugares de la Argentina y del mundo.

Este tipo de trabajo, cabe destacarlo, brinda todos los beneficios esperables, como una buena obra social, aportes jubilatorios, etcétera. Inclusive, en el caso de los independientes que facturan por su trabajo, existe la posibilidad de pago en dólares.

TRES CASOS

Tres de estos programadores que hoy trabajan desde su casa contaron cómo llegaron al punto en que están, y qué hacen en la actualidad. Son ellos Melany Michaud, Aldo Saia y Juan Manuel Vázquez.

Melany Michaud: "Aprovechen que la carrera sigue en Rojas"

Melany es egresada de la tecnicatura superior en programación que dicta la UTN en Rojas, y también técnica en sistemas informáticos. Hoy trabaja desde su casa para Quales Group.

Aldo Saia: "Muchos programadores están eligiendo esta modalidad"

Aldo se diplomó como técnico superior en programación en 2005, e hizo gran parte de su carrera como desarrollador de software en la oficina Rojas de Neoris. Hoy trabaja desde su casa para Santex, una multinacional que tiene sedes en Argentina, en Perú y en Estados Unidos.

Juany Vázquez: "Fuera de la oficina, el trabajo se siente de otra manera"

Juany es técnico superior en sistemas informáticos, desarrollador de software, y luego de once años de trabajo en la oficina Rojas de Neoris, continúa su rumbo laboral en una empresa multinacional que tiene sedes en Argentina y en Estados Unidos y se dedica principalmente al "fintech" (tecnología aplicada a las finanzas).

LA CARRERA SIGUE ESTE AÑO

Si bien aún no hay información completa sobre la apertura de la tecnicatura en programación, puede afirmarse que la habrá en pocos días. La inscripción abrirá nuevamente para el primer año, y hacia fines de 2021 habrá una buena cantidad de programadores nuevos en condiciones de aprovechar las numerosas ofertas laborales que aparecen todo el tiempo.

Gear SA

Clyfer