Incendio en el banco Santander rompió la calma de una tarde de domingo


Los daños fueron menores, pero hubo un operativo importante por obvias cuestiones de seguridad.

La plácida calma pueblerina de la tarde del domingo fue alterada por un incendio en la sede del banco Santander Río ubicada sobre calle Mitre entre Yrigoyen y Pueblos Originarios. Los daños fueron menores, pero la impresionante movilización de policías, inspectores y bomberos llamaron la atención en toda la ciudad.

El fuego se inició a partir de un desperfecto eléctrico en uno de los cajeros automáticos ubicado en el interior del edificio, sector de atención al público.

Por causas que habrá que investigar, una parte del equipo elevó su temperatura y se incendió, lo cual activó las alarmas; este punto fue crucial para que el fuego pudiera ser dominado a tiempo y no se produjera un siniestro con mayores consecuencias.

Mientras policías y bomberos cortaban la calle, una dotación de bomberos voluntarios ingresaba al banco, en presencia de directivos de la entidad, para controlar el siniestro. En primer término apagaron lo que amenazaba con extenderse en el interior, y luego sacaron a la vereda el equipo incendiado, donde terminaron el trabajo.

Según explicó gente del banco, los daños no fueron de consideración, y tampoco hubo pérdidas de dinero o documentación; pero fue necesario disponer de un operativo importante que incluyó a inspectores y policías para proteger las instalaciones, dado que, como es obvio, una sede bancaria es un ámbito que necesita de protección especial.

Gear SA

Clyfer