Agro: un año "tranquilo", pero conviene no "dormirse"


Llovió, aunque menos de lo deseable; y las plagas, como las malezas, reclaman atención.

Los cultivos de verano están evolucionando bien, aunque necesitan atención con respecto a ciertos riesgos, normales en esta época del año, como el control de ciertas plagas y, en algunos casos, también de malezas.

Las plagas son, quizás, el problema que más atención requiere. Hubo hacia principios de enero un ataque de isoca militar, bastante violento en algunos lotes, sobre todo, de soja de segunda; pero finalmente fue controlado. Mientras, las habituales alertas del INTA dan cuenta sobre la posibilidad de un posible aumento de isoca medidora, una plaga defoliadora de soja. Se recomienda realizar el seguimiento de los lotes, como para poder actuar a tiempo.

En cuanto al clima, la situación no es mala, aunque podría ser mejor. Sin embargo, los cultivos evolucionan; durante enero llovió alrededor de 80 milímetros, que llegaron a ser 100 milímetros en algunos lugares. En ese sentido, el ingeniero Martín Pasalaqua, de Agricultores Federados Argentinos, consideró que "no cayó gran cantidad de agua, pero estas lluvias modestas fueron oportunas".

Como se recordará, en su momento hubo temor por el futuro de los maíces que estaban en período de floración y necesitaban agua. Se preveían aguas importantes, pero algunas lluvias, escasas pero oportunas, aventaron el riesgo hacia fin de año y principios de enero.

La región atraviesa una etapa caracterizada por altas temperaturas, y esto crea la necesidad de lluvias frecuentes que, de hecho, se han hecho presentes.

Las situaciones con respecto a malezas, en tanto, son disímiles. Según estimó Pasalaqua, "los que hicieron tratamientos preventivos, en cuanto a preemergentes y demás, los controles fueron bastante buenos; no excelentes, porque hubo algunos "escapes", pero en general, bien. Aquellos que no hicieron las cosas bien, por ejemplo en el caso de la soja de segunda, cuando sembraron los lotes con la maleza presente, sin eliminarla, tuvieron complicaciones para controlarla".

En resumen, si bien 2020 viene siendo un año "tranquilo" para los cultivos de granos gruesos, conviene prestar atención y realizar monitoreos preventivos para evitar que las amenazas se concreten y sobrepasen los umbrales del daño económico.

Gear SA

Clyfer