Conmociona a Chacabuco el crimen a golpes de un septuagenario


Actualización 16:10: La autopsia determinó que el arma no fue una pala; lo asesinaron a patadas y golpes de puño.

La ciudad de Chacabuco se encuentra conmocionada por el crimen de Héctor Marissi, de setenta y cuatro años de edad, cuyo cuerpo fue encontrado por su hija ayer a mediodía en un galpón en el que la víctima solía trabajar.

En el momento del hallazgo el cadáver estaba atado de manos, y presentaba claros signos de que había sido golpeado en reiteradas oportunidades en la cabeza, lo cual habría sido el motivo de la muerte. Si bien en un primer momento se pensó que el arma había sido una pala, la posterior autopsia demostró que el hombre fue asesinado a golpes de puño y patadas.

Algunas informaciones recabadas en el lugar de los hechos indican que la hija del hombre asesinado lo vio por última vez el jueves por la noche, y habían quedado en que almorzarían juntos. Ayer a mediodía, al ver que no llegaba y que tampoco contestaba los llamados telefónicos, la mujer fue al galpón ubicado en Vicente López entre Almafuerte y Solís, de la vecina ciudad, donde se produjo el macabro hallazgo.

Actuaron en el lugar del hecho efectivos de la Policía Científica, de la Comunal, el fiscal Daniel Nicolai del Departamento Judicial Junín, y otros funcionarios. Luego de la minuciosa tarea realizada en el lugar del crimen, el cuerpo fue trasladado a la morgue de Junín, donde se realizó la autopsia.

Marissi era transportista, y estaba jubilado. El galpón en el que fue hallado es de su propiedad, y en él acostubraba a realizar algunos trabajos. También guardaba allí su automóvil particular. Un dato curioso: la puerta estaba cerrada, y la llave, colocada del lado de afuera.

La investigación continúa: la policía científica volvió al galpón para tratar de lograr pruebas complementarias, mientras ya existen algunos sospechosos, aunque sin ningún tipo de confirmación. Se espera para las próximas horas algún informe oficial que eche luz sobre este terrible crimen que conmociona no sólo a Chacabuco sino a toda la región.

Gear SA

Clyfer