Rojas se organiza contra el abuso sexual infantil


Una multitud marchó ayer, se organizó, volverá a la plaza todos los miércoles y convocó a otras víctimas a que se sumen para gestionar las denuncias en conjunto.

Muchos años pasaron para que una movilización popular en Rojas volviera a ser multitudinaria; y así como antaño la causa había sido la inseguridad, esta vez fue el abuso sexual infantil el que aglutinó voluntades y generó un movimiento que busca crecer y seguir sumando casos no resueltos por la justicia, para gestionar las denuncias en conjunto. Realizarán presión política y mediática, y amenazan con "escraches". "No nos callamos más" es la frase que resume el sentir colectivo.

El disparador fue el episodio acaecido el domingo pasado en un supermercado ubicado sobre calle Frías, que es de dominio público. Pero a éste se fueron sumando otros casos, como el que tuvo lugar en barrio Santa Rita el 14 de diciembre (cuando una menor fue secuestrada y permaneció cinco horas en manos de su captor, aún sin fecha para la cámara Gesell), y otros que se hicieron visibles inclusive durante la movilización de ayer en la plaza. Al menos tres nuevos abusos.

La movilización, en el marco de la organización popular que busca gestionar de manera colectiva las denuncias que cada familia no logra hacer prosperar individualmente, fue organizada por familiares y amigos de varias víctimas de abuso sexual infantil.

Durante las exposiciones realizadas desde el monumento, ante una verdadera multitud, fueron expuestos los casos recopilados hasta el momento: los ya citados del supermercado chino y de barrio Santa Rita; otro en barrio La Loma, que habría sido cerrado "por falta de pruebas suficientes"; uno más sucedido en octubre del año pasado en barrio Progreso, dos nenas abusadas que tienen turno para la cámara Gesell recién en febrero; otro del paraje 4 de Noviembre, un chico abusado que habría sido atendido por este motivo en el hospital, pero aparentemente no hubo denuncias ni avanzó causa judicial alguna; y otro de barrio Santa Teresa, sobre el que los manifestantes ayer no tenían mayores datos, pero seguirían averiguando.

Tanto la movilización de ayer como las acciones que se planean para el futuro están basadas en un consenso muy marcado. Hubo coincidencias en que el camino es la justicia (y no "por mano propia"), y el convencimiento de que la participación popular masiva es la que pone en movimiento a los funcionarios judiciales. No debería ser así, pero es la enseñanza que, por acción u omisión, las autoridades han imbuído en la mente de los rojenses.

Luego de finalizada una especie de asamblea en la zona del monumento, la concurrencia marchó portando carteles y aplaudiendo alrededor de la plaza San Martín. Luego ganó la calle, avanzó por Alem, marchó frente a la comisaría, y luego volvió por Francisco Roca, pasando frente al domicilio particular de la secretaria de la Ayudantía Fiscal de Rojas (a quien acusan de actuar con una notoria negligencia, en los días posteriores al caso de barrio Santa Rita, cuando la titular de la dependencia se encontraba de licencia).

La movilización terminó nuevamente en el monumento de la plaza San Martín, cuando los organizadores expresaron la decisión de volver a reunirse en ese mismo lugar todos los miércoles, y lanzaron la invitación para que se sumen quienes hayan sufrido casos de abuso no resueltos por la justicia.

Gear SA

Clyfer