Atractiva propuesta ofreció el TAFS de la mano de Virginia Azzaretti


"Teatro de las personas oprimidas", un conjunto de técnicas de las que en Rojas fue elegida el "teatro foro".

El TAFS fue escenario de una atractiva propuesta traída por la actriz y directora Virginia Azzaretti: el "teatro de las personas oprimidas", cuya muestra final se llevó a cabo el viernes pasado en el subsuelo del teatro, en la modalidad teatro–bar.

Azzaretti dictó el curso intensivo sobre estas técnicas durante las últimas tres semanas, y el grupo que superó la decena de participantes, algunos con experiencia teatral y otros no, produjo dos obras cortas que, se supo durante la muestra, actuaron como "disparadores" para instalar la temática luego debatida, con lenguaje teatral, con la participación del público.

Tales obras fueron "Masajes y algo más", que gira en torno de una mujer, "madre soltera" de dos hijos en su entorno laboral; y "La extrañante", historia de una jovencita lesbiana y su relación con su familia homofóbica.

La muestra, no obstante, no comenzó con la representación sino con algunos juegos teatrales dirigidos por Virginia Azzaretti y realizados por el público presente.

Finalizada esta parte, comenzaron las actuaciones: en primer término "Masajes...", y luego de la instancia de "teatro foro", "La extrañante".

La técnica del teatro foro consiste básicamente en que cada personaje asume una postura particular, durante la representación de la obra, sobre el tema planteado; y luego, los asistentes que no estuvieran de acuerdo con alguna de tales posturas, pueden ocupar el lugar del personaje cuestionado y aportar su propia solución. La mecánica funcionó a la perfección, ya que varios de quienes presenciaban el "espectáculo" (que no fue puramente tal cosa) se animaron a subirse al escenario.

Esta técnica de "teatro–foro" se inscribe dentro de una línea político–teatral latinoamericana; fue creada por el brasileño Augusto Boal, un dramaturgo brasileño que vivió en el siglo XX, y trabaja sobre la opresión social, dándole a los espectadores la posibilidad de participar para modificar la situación si es que no están satisfechos con ella. "Se trabaja con una lógica de urgencia, más allá de que uno puede llevar años preparándose", explicó Virginia Azzaretti.

Los dos temas elegidos en esta oportunidad fueron el acoso sexual en contexto laboral y la discriminación por orientación sexual; pero en total hubo diez propuestas al inicio del taller, entre ellas las escuelas fumigadas, el maltrato a la tercera edad, el consumo problemático de sustancias y varias en relación con el género. "Parte de la ética de esta técnica es trabajar en problemáticas que nos sean cercanas, para no hablar en nombre de nadie; como para que cada sector social pueda pensarse", sostuvo Azzaretti.

Gear SA

Clyfer