Año nuevo: los que lo recibieron "al pie del cañón"


Mientras la inmensa mayoría festejaba, algunos seguían en sus puestos cuidándonos a todos. Entre ellos, los bomberos voluntarios.

Anoche, a la hora 0, la inmensa mayoría de los rojenses estaba reunida con los suyos celebrando la llegada de un nuevo año. Y si decimos "la inmensa mayoría" y no "todos" es porque algunos se encontraban "al pie del cañón", cumpliendo con su deber y permitiendo así que la población siguiera cuidada, y contara con servicios capaces de ponerse en marcha de inmediato ante cualquier emergencia.

Nosotros elegimos apreciar esta situación en el cuartel de Bomberos Voluntarios, aunque lo mismo estaba ocurriendo en sedes policiales, en la guardia del hospital, y también en otros lugares.

La comisión directiva de Bomberos permitió este año la asistencia al cuartel de familiares del efectivo de guardia, permitiéndole así celebrar como cualquier otro vecino, en compañía de los suyos, pero sin dejar de estar alerta ante una posible emergencia. Sabemos, además, que los festejos de fin de año suelen ser momentos propicios para los siniestros –accidentes de tránsito, incendios, etcétera–.

De guardia en el cuartel estaba el bombero Ignacio Mosconi, acompañado en la oportunidad por su hermano Felipe (que es cadete), su padre, su madre y su abuelo.

A las 12 en punto, con orgullo, hizo sonar la sirena que desde hace décadas nos avisa a los rojenses que un año se ha ido y el nuevo se hizo presente. La ciudad de Rojas puede y debe estar más que satisfecha y agradecida con su cuerpo de bomberos voluntarios.

Gear SA

Clyfer