El múltiple fracaso oficialista que alegró a los productores


La ley de semillas iba a ser modificada por decreto del entonces presidente Macri, pero la iniciativa se frustró. Antes, tres veces habían intentado hacerlo en Diputados, sin éxito. El "uso propio" sigue siendo legal.

El jueves 29 de agosto, a las 13:45, el salón blanco de la Casa Rosada iba a ser escenario de un anuncio presidencial para el cual habían sido invitadas distintas entidades vinculadas al sector agropecuario: la modificación de la ley de semillas mediante un decreto de necesidad y urgencia. Pero la iniciativa fracasó y el gobierno finalmente tuvo que abandonar la idea.

Las invitaciones ya estaban enviadas. El sector empresario esperaba con avidez el anuncio, luego de advertir que la Cámara de Diputados de la Nación no avanzaría con el tema, a pesar de que existía en su seno un dictamen favorable. No estaban los votos para limitar el "uso propio" que muchos productores hacen, reservando parte de la semilla que cosechan para sembrar en la campaña siguiente (entre otras cuestiones).

Según trascendió, el frustrado decreto de Mauricio Macri tomaría como base el dictamen de Diputados, aunque iría más allá, descartando algunos aspectos que "molestaban" a las empresas. Por ejemplo: la prohibición de los controles privados.

Ninguna versión dio cuenta de los motivos del retroceso presidencial, aunque queda claro que en este tema juegan muchos intereses contrapuestos, son permanentes las negociaciones, e inclusive las presiones, políticas y económicas, que condicionan las decisiones.

Los productores agropecuarios, entonces, pudieron seguir ateniéndose a lo que dispone la ley de semillas vigente, y continuar con el "uso propio". Al menos, mientras no cambiara el viento político, algo que no se vislumbraba (ni se vislumbra ahora), ni en este tema ni en el del permiso para fumigar en cualquier parte; dos cuestiones que permanentemente estuvieron siendo impulsadas, y sistemáticamente rechazadas.

Como se recordará, el entonces oficialismo había intentado por tercera vez llevar la modificación de la ley al recinto de Diputados el pasado 26 de junio, lo cual constituyó un nuevo fracaso. El proyecto no fue tratado este año, y lo más probable es que pierda el estado parlamentario en breve.

Gear SA

Clyfer