El parque industrial quedaría terminado en menos de dos años


En marzo, finalizada la cosecha, comenzarán a trabajar en el predio de 23 hectáreas que donó Carlos Carmelino al municipio (hoy sembrado).

A mediados de marzo próximo comenzarán los trabajos de construcción del parque industrial de Rojas, en las veintitrés hectáreas recientemente cedidas al municipio por el vecino Carlos Carmelino.

El intendente municipal Claudio Rossi presentó este miércoles a la empresa inversora, Desarrollos Industriales SA, cuyo titular, Miguel Berin, estuvo presente y dio detalles sobre la inversión a realizar.

Según informaron, el emprendimiento constará de cuarenta y cuatro lotes, un espacio para trabajo compartido, y tendrá una calle interna y acceso desde la ruta 188. Implicará una inversión de alrededor de tres millones de dólares, y tendrá un plazo de obra de unos dieciocho meses (aunque esto seguramente dependerá de otros factores).

Las obras comenzarán a mediados de marzo debido a que el lote actualmente está sembrado con soja, y es necesario esperar hasta la cosecha. De otro modo se habría empezado inmediatamente.

De la presentación participaron representantes de empresas locales, y según se informó al término de la reunión, hubo gran interés en el proyecto que, como uno de sus objetivos principales (como todo parque industrial) tiene el de ofrecer un lugar adecuado para instalar sus plantas a las firmas que hoy las tienen en la zona urbana, con todos los inconvenientes de tipo social y ambiental que esto causa.

Rossi destacó los distintos pasos dados por el municipio en pos del proyecto que hoy está en la etapa de creación del fideicomiso para concretarlo. Mencionó la donación de Carlos Carmelino, la escrituración del lote, la sanción de la ordenanza que posibilitó la operatoria actual, y finalmente la aparición de Desarrollos Industriales, una firma que ya había estado en contacto con Rojas hace casi cuatro años, cuando participó (sin resultar adjudicataria) de una licitación para la provisión de luminarias LED.

Fuentes municipales confirmaron "off the record" que este tipo de operatoria, con participación de inversores privados, tiene ventajas y desventajas, pero fue elegida en función del poco tiempo que conlleva la concreción del emprendimiento. La municipalidad podría haber optado por hacerse cargo de todo, generando un proyecto a veinte años y construyendo el parque por etapas. La otra opción, que finalmente se hizo realidad, fue la de la inversión privada que, de no mediar imponderables, podría dar frutos maduros en dieciocho meses (a partir de marzo).

Gear SA

Clyfer