Halloween: Polémica, festejo, y después...


La decisión de sacar el festejo de la plaza cosechó opiniones a favor y en contra. Finalmente, el paseo de la ribera fue su escenario.

Muchos chicos rojenses festejaron Halloween, una fiesta que este año nació no exenta de cierta polémica que significaría, a la postre, su traslado a un sector periférico de la ciudad.

El entredicho nació cuando el director municipal de Deportes, Claudio Cuello, se refirió al tema en conferencia de prensa, pidió que no utilizaran la plaza San Martín para este festejo –al que consideró "ajeno a nuestra cultura"– y fundamentó su solicitud en la realización de otro evento, la caminata de LALCEC, cuyos participantes iban a concentrarse en el lugar sólo dos días después.

Cabe consignar que para ese momento, la plaza ya se encontraba saturada de trapos rosados colgando de árboles, columnas y otros lugares.

Si bien muchos opinaron al respecto, algunos a favor y otros en contra del pedido de Cuello (con el rol del espacio público como objeto de debate), el actor principal de la polémica fue sin dudas LALCEC, la institución organizadora de la caminata. Sin contradecir abiertamente al funcionario, expresaron desde la entidad que "tanto este festejo como la caminata del próximo sábado pueden llevarse a cabo dentro de un marco de orden y respeto en el mismo espacio público, siendo un ejemplo de convivencia para toda la comunidad".

EL TRASLADO DE LA FIESTA FUE POSITIVO

Más allá de toda opinión, el festejo de Halloween se realizó finalmente en el paseo de la ribera; y hay que reconocer que fue mucho mejor que los realizados anteriormente en la plaza.

Algunos consideraron que la cantidad de gente fue menor; sin embargo, esto no fue así. Es verdad que aparentó serlo, pero hay que tener en cuenta que el paseo de la ribera es un lugar enorme, comparado con la plaza San Martín. De allí la ilusión.

Por otra parte, el predio ribereño, que está en muy buenas condiciones generales, demostró ser más apto que la plaza para pasar un día en familia. Muchísima gente, chicos y adultos, se dieron cita. Los primeros, para jugar; el resto, para matear, conversar, disfrutar del buen tiempo.

Probablemente, todos quienes se manifestaron en torno de este tema tuvieron parte de la razón. Pero la realidad, que es lo que en definitiva cuenta, indica que el cambio de escenario fue positivo, y que las familias pudieron disfrutar más del día.

Gear SA

Clyfer