Escuela 15: El municipio tapa el "bache" que dejó la provincia


Realiza los arreglos imprescindibles, y las clases recomenzarán el jueves. Las obras de fondo deberán seguir esperando. La discusión por el "fondo educativo".

A pesar de que el mantenimiento de las escuelas sigue siendo una responsabilidad provincial, la municipalidad de Rojas se hizo eco de los reclamos realizados por la comunidad educativa de la escuela primaria N° 15, e inició ayer las reparaciones de emergencia que culminarán mañana, con vistas a un reinicio de clases el día jueves.

Tal como había informado previamente El Portal de Rojas, el edificio escolar no reúne las condiciones mínimas imprescindibles para albergar a niños. Estaba completamente invadido por cucarachas; la instalación eléctrica es sumamente precaria, lo cual sumado a las filtraciones de agua configura un "combo" muy peligroso; los baños tienen piletas a punto de caer (de hecho, ya hubo derrumbes de pedazos de mampostería); en el patio existe un pozo abierto, señalizado por una silla; más de la mitad del área cubierta tiene el techo roto, con goteras de gran magnitud cuando llueve; y varios problemas más.

El municipio aportó los materiales y contrató a una de las empresas que habitualmente realiza este tipo de obra pública, cuyos operarios trabajaban contra reloj para dotar al edificio de las condiciones mínimas necesarias para el regreso de los chicos.

El trabajo se concentró con mayor intensidad en la cocina, dado que es el área imprescindible y más comprometida. En los baños fueron retiradas las mesadas y piletas, y serán recolocadas de manera segura; no obstante, por más que esta tarea se demore un poco, igualmente podrán reiniciarse las clases dado que existen otros baños, en el sector del segundo ciclo, que están en condiciones y, ante la emergencia, podrán ser usados por la totalidad del alumnado.

Entre las tareas realizadas hubo una fumigación general, destinada a terminar con la "invasión" de cucarachas que afectaba no sólo a la cocina sino a todo el edificio.

¿Y LOS TRABAJOS DE FONDO?

Superada la emergencia, habrá que comenzar a pensar en cuestiones de mayor envergadura, como el recambio de más de la mitad de los techos, que hoy están en muy mal estado.

Cabe señalar que el esteblecimiento da clases bajo la lluvia "desde 2011", según expresó la directora Alejandra Cicolino. Por ende, hay disposición para esperar un poco más. Pero... ¿hasta cuándo?

El recambio de techos fue licitado durante la administración Vidal, pero la obra nunca se hizo, de la misma manera que se interrumpieron otras que estaban en marcha como la repavimentación de la ruta 30, por poner un ejemplo. El acuerdo del gobierno nacional con el FMI, a algunos puede parecerle una cuestión muy lejana; pero la realidad es que repercute en todas partes, y esta parálisis de obras imprescindibles y ya programadas es uno de sus efectos. La prioridad, hoy, es pagar deuda y garantizar rentas fabulosas a los especuladores de la timba financiera. No queda plata para arreglar escuelas.

No está de más aclarar que si bien la provincia ejecuta obras y mantenimiento a través de los consejos escolares, estos organismos manejan apenas el 10 por ciento del presupuesto asignado a esos fines. El resto es gestionado directamente por el gobierno bonaerense, que anteriormente lo hacía mediante sus "unidades ejecutoras", que fueron disueltas. Las funciones de tales unidades ejecutoras, si uno se atiene a los discursos por televisión, fueron transferidas a la dirección de Infraestructura; pero en la realidad, no las cumple nadie.

LA PROVINCIA AUSENTE

El municipio, por suerte, se las ha arreglado para sortear la situación provincial y nacional comentada, y pudo terminar gran parte de lo que había iniciado; por ejemplo: el maternal de Las Medias Lunas y el asfaltado de calles. Hoy, se pone al hombro una responsabilidad que no es suya, pero que debe ser asumida porque está la seguridad de niños de por medio; no hay excusas.

Es interesante aclarar por qué en Rojas la responsabilidad de mantener las escuelas sigue siendo del gobierno provincial.

El año pasado, tras la explosión en una escuela de Moreno que dejó el trágico saldo de dos personas muertas, la administración encabezada por María Eugenia Vidal intentó trasladar a los municipios la responsabilidad del mantenimiento de los edificios escolares.

Dicha responsabilidad es provincial y se materializa a través de los consejos escolares, que son dependencias del gobierno bonaerense, más allá de que sus miembros sean elegidos democráticamente en cada distrito.

Por ende, para imponerle a los municipios esa responsabilidad, el gobierno provincial debería haber modificado la Ley Orgánica de las Municipalidades, que no es una norma común y su reforma implica mecanismos legislativos complejos. Era, obviamente, un delirio absoluto iniciar un proceso de reforma sólo por este tema.

La provincia ideó entonces otro mecanismo: la firma de convenios con los intendentes, a fin de que cada municipalidad que decidiera sumarse, se hiciera cargo del mantenimiento de las escuelas.

El convenio, al que Rojas no se sumó, establecía que "el municipio se obliga a proporcionar los servicios de mantenimiento preventivo y correctivo sobre los establecimientos educativos (...) a efecto de conservarlos en óptimas condiciones de funcionamiento y habitabilidad". Tales servicios comprendían "la realización de reparaciones que resulten necesarias para recuperar la funcionabilidad y seguridad de edificios, instalaciones y equipos, cuándo y dónde se produzcan averías u anomalías que las deterioren, disminuyan o afecten su funcionamiento". Nombra las instalaciones de gas, eléctricas, sanitarias, cubierta de techos, cerramientos verticales, medidas de seguridad e higiene y "obras en general".

Tal "mantenimiento correctivo" implicaría para el municipio "la provisión de mano de obra, materiales, supervisión y equipos para la ejecución del mantenimiento". También la asesoría técnica necesaria para la realización de reformas y modificaciones.

La dirección general de Cultura y Educación de la provincia, por su parte, se reservaba "la facultad de ejercer la supervisión y control de los mantenimientos realizados", aunque en ninguna de las once cláusulas que componen el texto del convenio se habla del aporte de recursos económicos, de la provincia hacia el municipio, con los cuales solventar el mantenimiento de las decenas de edificios escolares con los que cuenta nuestro distrito.

ROJAS NO INTEGRA ESTE SISTEMA

La cláusula octava del convenio que la provincia de Buenos Aires pretendió firmar con los intendentes, titulada "Convalidación", establece que "el presente acuerdo se suscribe "Ad Referéndum" del Honorable Concejo Deliberante, cuyo cuerpo cumplimentará el trámite de convalidación según lo preceptuado por la Ley Orgánica de las Municipalidades".

La información oficial, brindada por la secretaría administrativa del Concejo Deliberante de Rojas, da cuenta de que el cuerpo nunca trató, ni mucho menos convalidó, un acuerdo semejante entre la municipalidad y la provincia. Por ende, la responsabilidad por el mantenimiento de los edificios escolares rojenses en general, y del de la escuela primaria N° 15 en particular, continúa siendo del gobierno de la provincia de Buenos Aires.

LA DISCUSIÓN SOBRE EL FONDO EDUCATIVO

Como cada vez que surge algún problema como el que sufre hoy la escuela N° 15, se alzan las voces que reclaman por el uso del "fondo educativo".

No está de más, entonces, reiterar que ese fondo fue creado por el gobierno nacional para ser entregado a las administraciones municipales –aunque las provincias actúan como intermediarias– con el fin de que cada gobierno local contara con recursos con los que diseñar, planificar y ejecutar políticas educativas propias, adecuadas a las particularidades de cada distrito.

Sin embargo, el espíritu de esa norma (y del fondo educativo) fue posteriormente desnaturalizado. Una reforma introducida por la administración Vidal a la ley de presupuesto obliga a los municipios a utilizar parte de esos recursos a obras de infraestructura escolar; esto es, a "tapar los baches" que deja la provincia cuando no se ocupa de sus escuelas. Dicha porción es del 50 por ciento para los distritos del conurbano, y del 40 por ciento para los del interior bonaerense.

Claro que toda ley tiene su trampa: Si legalmente la municipalidad de Rojas conserva la facultad de utilizar el 60 por ciento del fondo educativo para solventar políticas educativas propias (como el centro universitario de la UTN, por ejemplo), la realidad indica que el Tribunal de Cuentas, organismo provincial, objeta todo gasto atribuido a ese fondo que no esté destinado al sistema escolar provincial. Fondos de la nación, que son de los municipios, de los que la provincia se apodera.

RESUMIENDO...

En el marco de la emergencia que vive hoy la escuela N° 15, y ante la ausencia de respuestas desde la provincia, el municipio "le puso el pecho a las balas" y asumió la responsabilidad de ejecutar los trabajos más urgentes. A las obras de fondo... habrá que pedírselas a los Reyes Magos, parece.

Gear SA

Clyfer