Merecido homenaje a Luisito Liva


El Taller Protegido le impuso su nombre a la nueva sala de producción, durante un emotivo acto.

Tiene sesenta y cinco años, y desde hace casi treinta es operario del Taller Protegido del Grupo Esperanza, al que se incorporó prácticamente en el mismo momento en que era creada la institución. El viernes pasado recibió un merecido homenaje: su nombre le fue impuesto a la nueva sala de producción, durante un emotivo acto del que participó toda la comunidad vinculada al Taller.

El homenaje consistió básicamente en el descubrimiento de una placa y de un mural producido por los mismos operarios. Además, hubo sentidos discursos con abundantes datos y explicaciones sobre Luisito, el Taller y la actualidad institucional.

En primer término habló la directora, Daiana Tononi, quien destacó la importancia de realizar este homenaje "en vida". Seguidamente se dirigió a los presentes el encargado del taller, Juan Alurralde, en este caso poniendo de manifiesto la personalidad del homenajeado, y su importancia para el Taller Protegido. "Este lugar no sería el mismo sin vos", dijo en uno de los momentos más emotivos.

Mario Soto, compañero de trabajo de Luisito, leyó unas sentidas palabras en momentos en que era descubierto un mural producido por los operarios. Ése fue su homenaje, también sumamente emotivo.

Otro de los oradores fue el presidente del Grupo Esperanza, Juan Paulo Gorriz. Describió a "Lucho" como "un emblema", y remarcó que en la entidad que preside, "la inclusión es un hecho". "Lucho, como los demás operarios, están insertados en la sociedad. Y eso es lo que tenemos que destacar porque nos pone muy contentos"; afirmó.

La nueva sala de producción "Luis Liva" será el espacio donde el Taller Protegido elaborará sus "mixes" de frutas y verduras disecadas, en el marco del programa "Enredados en comunidad" que la entidad lleva adelante gracias al premio Semillero de Futuro otorgado por Bayer.

Gear SA

Clyfer