El Rotary ofreció nueva edición de "Despertando vocaciones"


La actividad se realizó en la ENSNA, dirigida a jóvenes que cursan el último año en las distintas secundarias del distrito.

Se realizó hoy por la tarde una nueva edición del programa "Despertando vocaciones", del Rotary Club.

Dicho programa cuenta con el apoyo de la Jefatura de Inspección Distrital y de la escuela Nicolás Avellaneda, en cuyas instalaciones se realizaron los encuentros.

Varios miembros del Rotary coordinaron la actividad que consiste, básicamente, en poner en contacto a los jóvenes que cursan el último año en las diferentes escuelas secundarias con profesionales de las más variadas disciplinas.

Los profesionales cuentan detalles de su actividad, pero sobre todo de cómo transcurrieron sus vidas desde que egresaron del nivel secundario y llegaron a graduarse, luego de atravesar varios años de vida universitaria.

La actividad está organizada de manera que cada profesional realiza una introducción, y luego se genera un ida y vuelta de preguntas y respuestas, muy útil para ir aclarando dudas, derribando mitos, y también confirmando detalles que suelen ser motivo del temor juvenil.

Hay que reconocer que la "orientación vocacional" no es más que un "parche" con el que se intenta subsanar en una semana todo aquello que la sociedad debería haber hecho, y no hizo, a lo largo de los dieciocho años en que la formación del joven fue delegada a una institución obsoleta como la escuela.

La escuela no puede detectar tempranamente las capacidades y preferencias particulares del niño–joven, y por ende, tampoco hará nada por desarrollarlas. No está en sus genes, ni en su estructura, ni en su imaginario cumplir con semejante función. Por ende, entrega lo único que es capaz de producir: un sujeto que, habiendo ya vivido dieciocho de sus años más lúcidos, no sabe quién es ni para qué está parado sobre este planeta. Y la sociedad aún no ha encontrado una alternativa eficaz.

Esta realidad, por supuesto, de ninguna manera es una crítica al Rotary Club ni a las personas que participaron de la jornada. Al contrario: es el reconocimiento a una institución que advirtió una falencia –que es estructural en la escuela–, y supo encontrar una manera creativa y solidaria de ayudar a los jóvenes que empiezan a emerger a la vida, después de pasar sus primeros dieciocho años encerrados en "aulas", y están naturalmente desorientados. Por supuesto que esto les sirve, y mucho.

Bienvenido entonces este programa del Rotary Club, ejecutado en conjunto con la Jefatura de Inspección Distrital y con el apoyo de la escuela Nicolás Avellaneda, destinado a brindar información que será de suma utilidad para que muchos jóvenes rojenses puedan comenzar a orientarse.

Gear SA

Clyfer