Promoviendo uno de los hábitos más saludables


La lactancia materna es el tema de una serie de talleres en los que las madres se informan, pero también comparten experiencias en grupo.

Para un bebé, alimentarse con la leche de su madre tiene innumerables ventajas, sobre las que no vamos a insistir porque todo el mundo las conoce. El amamantamiento es una práctica que influirá decisivamente, para mejor, en la vida del ser humano recién llegado al mundo, y también en la de su madre.

Sin embargo, sobre la lactancia materna penden dos amenazas contra las que es necesario pelear, apelando a la concientización: los mitos transmtidos por vía oral, que sobreviven a pesar de que la ciencia los ha contradicho; y las calamidades que a cada minuto nos regala el consumismo de la sociedad en que vivimos.

Los mitos, a lo que las profesionales a cargo de las áreas municipales de Atención Primaria de la Salud y del consultorio de lactancia se refieren permanentemente, son numerosos y variados: versan sobre la mala calidad de la leche materna, la poca cantidad, problemas derivados de la alimentación de la madre, características de las mamas, y muchísimos más. Todo esto, insisten, forma parte de la mitología; la realidad es que amamantar es sumamente beneficioso, tanto para la madre como para el bebé.

El consumismo es otro problema serio, porque conspira contra esta práctica con dos armas sumamente efectivas. Por un lado, se vale de la pulsión propia del sujeto consumista de convertirse él mismo en objeto de consumo. La persona (en este caso, la madre) necesita inevitablemente "venderse" para lograr ser admitida como miembro pleno de una sociedad que la incluirá sólo si cumple con determinadas características; y esto la obliga a "no arruinarse el cuerpo", es decir, a mantener su aspecto dentro de los parámetros estéticos impuestos por el mercado. Para lograrlo, por supuesto, no sólo deberá olvidarse de amamantar, sino además adquirir una enorme cantidad de productos, siempre en renovación, e inclusive apelar a peligrosas prácticas quirúrgicas. Un espanto.

La segunda arma consiste directamente en sustituir la mama y la leche materna por costosos productos. Leches mejoradas, aditivadas, especialmente acondicionadas, perfectas, y toda la aparatología necesaria para administrársela al bebé, forman parte de la oferta consumista. Para imponerla, el mercado bombardeará a la madre utilizando las más sofisticadas técnicas de manipulación de voluntades. No siempre el "instinto maternal" logrará resistir.

Para contrarrestar estas influencias negativas y promover hábitos saludables –amamantar lo es–, la dirección de Atención Primaria de la Salud a cargo de Silvina Fernández, junto a las promotoras que trabajan en el consultorio de lactancia recientemente implementado como nuevo servicio del hospital Unzué, han pergeñado una serie de talleres, el primero de los cuales se llevó a cabo el sábado pasado en la pista de la salud.

La actividad estuvo orientada a madres en período de amamantamiento y embarazadas, y tuvo como objetivo difundir información pero, sobre todo, compartir experiencias en grupo, lo cual significa un enriquecimiento para todas.

Según se informó, la intención es repetir estos talleres, posiblemente con una frecuencia mensual. La intención es, entre otras cosas, "romper los mitos", expresaron las organizadoras.

EL PRIMER TALLER

De este primer taller participaron la titular del área municipal organizadora, Silvina Fernández; la médica pediatra Analía Guilera; y las promotoras del consultorio de lactancia materna que funciona en el hospital Unzué: Gina Seletti y María Pía Bongiovanni.

Ambas coordinadoras efectuaron declaraciones al término de la actividad. Dieron detalles sobre el taller y, en general, con respecto al funcionamiento de este nuevo servicio del hospital. Enfatizaron que, como objetivo central, está el de continuar realizando encuentros de este tipo con cierta frecuencia.

"El encuentro se originó porque es la semana internacional de la lactancia materna, pero también está el consultorio de lactancia en el hospital, donde ofrecemos la posibilidad de realizar consultas todos los martes de 8:30 a 10:30, y los jueves de 15 a 17", sostuvo Seletti.

Por su parte, Bongiovanni señaló que "es un espacio donde recibimos consultas de todo tipo, tanto prenatales, durante el embarazo, para informarse, como posnatales, si es que surgiera alguna dificultad o alguna inquietud de parte de las madres. Esto podría ser alguna afección mamaria, que suelen surgir en los primeros días, o bien consultas sobre posiciones, algunos dolores, dificultades del bebé para "prenderse", o que no tenga el peso esperado".

Añadió que "hay mamás que van a informarse antes de tener a su bebé sobre los beneficios de amamantar, o bien porque tienen dudas que a veces están basadas en mitos. Hablamos mucho de esas informaciones que vienen transmitidas".

Seletti agregó que "también las ayudamos a encontrar la manera de volver al trabajo y seguir manteniendo la lactancia, o bien el tema del destete, que es algo que preocupa mucho. Estamos para acompañar".

Las interesadas en realizar alguna consulta pueden dirigirse al hospital en los horarios mencionados, o bien sacar un turno en la sección correspondiente.

Gear SA

Clyfer