La fiesta de la paz, el pan y el trabajo


San Cayetano fue honrado, como cada 7 de agosto, con actividades realizadas en la capilla de barrio España.

El miércoles, 7 de agosto, fue celebrada la festividad de San Cayetano con diversas actividades organizadas por la feligresía católica de barrio España (donde está la capilla que lleva el nombre del santo) y de la comisión parroquial.

Las consignas que impulsaron los actos fueron las mismas que en todo el país: pedir y agradecer por la paz, el pan y el trabajo. Aunque en este caso la celebración estuvo despojada de toda dramaticidad; por el contrario: fue una fiesta.

Por la mañana hubo una misa, que se repitió a media tarde y también por la noche. En esta última oportunidad, el cierre estuvo a cargo de la Agrupación Coral de Rojas dirigida por Alberto Perassolo, que interpretó varias obras del repertorio popular.

Antes de la misa de la tarde se realizó la procesión, con cánticos y letanías alusivos a las consignas propias de esta celebración (paz, pan y trabajo). Numerosos feligreses, portando las imágenes de San Cayetano, de la Virgen María y otros íconos propios de ese credo religioso recorrieron varias calles de barrio España y también del Centro, para retornar luego al templo.

Las misas fueron oficiadas por el cura párroco de Rojas, Hugo Papaleo. Mientras, y durante toda la tarde, ardió el fuego en la parrilla donde se asaron chorizos muy bien recibidos por la concurrencia; al punto que hubo que salir a buscar más, porque no alcanzaron. Una verdadera fiesta en la que se rezó, se pidió y se agradeció con alegría.

Gear SA

Clyfer