Los pibes siguen dando lecciones...


...y no precisamente de "asignaturas", sino de creatividad, de ingenio, y de cómo desarrollar el conocimiento haciendo lo que les gusta. La feria de ciencia fue un éxito y la explicó el asesor Carlos Vaio.

Cuando los esquemas dejan de ser herramientas y empiezan a convertirse en obstáculos, conviene, sencillamente, salirse de ellos. Las ferias de ciencias nacieron hace décadas y significaron siempre ese salto hacia la libertad del conocimiento. Hoy, que empiezan a notarse indicios preocupantes de que la institución escolar ha reaccionado, e intenta meterlas a la fuerza dentro de sus moldes decimonónicos, las voces y los actos "desestructurantes" provienen de donde la racionalidad los esperaría: de los propios chicos.

La feria de ciencia distrital realizada hace algunos días fue una demostración de lo que se ha dicho. Con muy alta participación, mostró riqueza en lo que hace a una de las primeras clasificaciones posibles: hubo trabajos más simples o convencionales, de esos que no aportarán conocimiento original pero sirven para despertar en los pibes el gusto por la investigación; y también de los otros, los de programación, de robótica, e inclusive uno de tecnología que los propios jóvenes concibieron y desarrollaron para facilitarle la vida a un compañero no vidente.

Nunca nos cansaremos de insistir en que esa mirada engañosa que asocia a la juventud con el vandalismo, con todo tipo de vicios, e inclusive con el delito, no es más que un prejuicio que los propios jóvenes se encargan todo el tiempo de desmentir. Es verdad, eso sí, que toda la energía que ponen en buscar su realización haciendo, (una "praxis placentera"), necesita encontrar puertas abiertas; y que somos los adultos los responsables de abrirlas. Si las encuentran cerradas, posiblemente las romperán.

Pero afortunadamente no son pocos quienes tienen esto claro, quitan cerrojos, y ellos aprovechan y nos demuestran una y otra vez que la curiosidad, la dedicación, la inteligencia, la felicidad puesta en el hacer antes que en la inacción, están en su naturaleza. La feria de ciencia es uno de esos enormes portones abiertos de par en par.

EL DETALLE DE LA FERIA SEGÚN EL PROFESOR VAIO

La feria distrital de ciencia realizada hace algunos días en la Escuela Técnica arrojó un balance altamente positivo. Participaron más de cincuenta proyectos, lo cual es un número por demás de elevado para una instancia distrital; y de ese medio centenar, unos veinticinco están en condiciones de formar parte de la etapa regional, prevista para el mes de agosto en la ciudad de Colón.

El evento mostró una novedad, y fue el desarrollo de la robótica, presente en varios de los proyectos de la escuela anfitriona.

La apertura se realizó por la mañana, con presencia de autoridades municipales, educativas, y del asesor del programa de ferias de ciencia provincial, profesor Carlos Vaio.

Refiriéndose a la feria, el profesor Vaio manifestó su satisfacción por el éxito logrado. "Hay muy buena participación, muy buena representación de las escuelas. Hay cincuenta y dos proyectos, y a eso hay que sumarle el triatlón robótico, del que se hizo el selectivo local para los Juegos Bonaerenses", explicó.

"La evolución es excelente; nada me sorprende, pero veo muchísima participación, buenos temas, todo marca lo que es el trabajo en las aulas y en general, en las escuelas"; añadió.

Destacó el asesor que "de acuerdo con lo que está presentado, unos veinticinco proyectos van a estar en la feria regional que se va a hacer en Colón. Yo en este momento soy asesor de la provincia, recorro permanentemente muchos distritos, sobre todo del norte bonaerense, y me voy súper satisfecho de lo que he visto en Rojas. Las expectativas son buenísimas".

Gear SA

Clyfer