Inauguración, y ningún anuncio. Pero...


El Conservatorio habilitó dos aulas nuevas. En poco tiempo, no obstante, podría contar con mucho más espacio. ¿Y la terminal? Parece que por ahí viene la cosa...

El Conservatorio Municipal de Música inauguró ayer dos nuevas aulas, con un acto protocolar en el que, entre otros, habló el intendente municipal, Claudio Rossi.

El mandatario no hizo anuncios en la oportunidad. Sin embargo, combinar algunas de sus palabras con varios años de práctica periodística en este pueblo alcanza para sostener, al menos como hipótesis –pero altamente probable–, que en el corto plazo podría haber una novedad muy importante: la nueva terminal, en la zona de la ruta 188.

Esta posibilidad, que se sospecha como muy posible a través de las palabras de Rossi, abre la puerta a muchos beneficios que él mismo expresó, y también a otros que no expresó pero lo hará El Portal de Rojas, como aporte para que las cosas produzcan frutos aún mejores.

Lo que dijo Rossi ayer en el Conservatorio, en concreto, es que la institución se ve desahogada con las dos nuevas aulas, pero la matrícula no deja de crecer, tampoco la diversificación de actividades, y es por eso que en un futuro no muy lejano, podría dedicarse a ese uso una gran parte, si no todo el edificio de la actual terminal de ómnibus.

También manifestó el mandatario que el lugar donde está ubicada la terminal en la actualidad, ya no resulta conveniente. "Por Rojas pasan más de veinte líneas de colectivos, de las cuales solamente entran tres o cuatro, y eso se debe a que les resulta muy incómodo tener que ingresar a la ciudad", afirmó.

De todo esto se deduce que la decisión de construir una terminal nueva, en la zona de la ruta, es algo que está muy presente en las intenciones de la gestión municipal actual, y por ende, tiene alta probabilidad de concretarse.

Lo que Rossi no dijo, y va a decir El Portal, es que la nueva terminal no sólo tiene que estar sobre la ruta 188 sino también a la vera de las vías del ferrocarril General Urquiza.

De esa manera, lo que se construiría no sería una mera terminal de ómnibus sino una estación ferrovial, capaz de gestionar arribos y partidas tanto de colectivos como de trenes, e inclusive permitir combinaciones entre ambos sistemas de transporte.

Nadie ignora que el ramal Rojas–Lacroze del ferrocarril Urquiza está paralizado desde hace muchísimos años (desde 1993, para ser precisos), y que su reactivación no aparece, al menos por ahora, como una prioridad para nadie; más allá de las agrupaciones pro-ferroviarias cuyo accionar, también vale aclararlo, ha caído en una rutina casi letárgica en los últimos tiempos.

Pero ¿quién, con pretensiones de decir la verdad, podría asegurar que el ramal no va a reactivarse? Es más: es un deber reactivarlo, dadas las ventajas que el transporte ferroviario presenta sobre el vial, algo que todo el mundo conoce: seguridad, eficiencia, cuidado del medio ambiente, etcétera.

Además, la construcción de la estación ferrovial en la intersección de la ruta 188 con la traza del Urquiza permitiría firmar definitivamente el certificado de defunción al tramo de vías que va desde la ruta hasta la vieja estación de San Martín e Iribarne, un complejo de edificios que hace décadas que ya no se dedica a sus fines originales, sino que alberga a toda una multitud de actividades diversas (hay oficinas administrativas, la Escuela de Artes Plásticas, la empresa Puerto Seco, y hasta un centro cultural, La Minga). El hecho de que Rojas sea "punta de riel", esto es, el final del ramal, convierte en completamente inútil ese tramo urbano. Como el tren no "pasa" sino que "llega", es absurdo asumir los inconvenientes de llevarlo sin ninguna necesidad hasta el centro de la ciudad.

Eliminar ese tramo permitiría otro logro también histórico: quitar el terraplén que margina a los barrios La Loma, Santa Rita y parte de Progreso, impidiéndole a los vecinos que allí residen una integración plena y cómoda con el resto de la ciudad.

Todo este "combo" permitiría, como se puede apreciar, una serie de beneficios encadenados: un conservatorio con muchísimo más espacio; numerosas empresas de transporte nuevas que entrarían a la terminal, también flamante; la posibilidad concreta de contar con la infraestructura adecuada a estos tiempos, si es que en algún momento se convierte en posible la reactivación del ramal Rojas–Lacroze del ferrocarril Urquiza; y la eliminación del terraplén, una enorme barrera urbana que, pese a que ya no tiene sentido alguno, sigue provocando perjuicios a una extensa barriada rojense.

LA INAUGURACIÓN EN EL CONSERVATORIO

Fueron inauguradas anoche las dos nuevas aulas construidas en el Conservatorio Municipal de Música, un logro largamenta anhelado y un problema resuelto, ya que desde hace mucho tiempo algunos profesores deben apelar a dar clases en los pasillos.

El acto contó con la presencia de autoridades municipales encabezadas por el intendente Claudio Rossi, de los directivos del Conservatorio –entre ellos la directora Verónica Lolo y la secretaria Delia Martínez–, de gran parte del cuerpo de profesores y de numerosos alumnos.

Luego del tradicional corte de cintas, realizado en la entrada al establecimiento, los presentes se dirigieron a una de las nuevas aulas, donde hablaron Lolo y Rossi. Los discursos fueron los esperables, aunque el mandatario avanzó sobre algunos anuncios. Si bien no dio precisiones, señaló que la terminal de ómnibus ya no resulta operativa en el lugar donde se encuentra –hay más de veinte empresas de colectivos que pasan por Rojas, y sólo entran tres o cuatro–, por lo cual es un proyecto prioritario la construcción de una nueva, lo cual dejará mucho más espacio para el Conservatorio de Música.

Lolo, por su parte, no tuvo más que palabras de agradecimiento por esta ampliación que la entidad necesitaba como el aire, ya que virtualmente no quedaban espacios que no estuvieron dedicados a las clases (incluyendo pasillos, cocina, etcétera), y no sólo eso sino que el hacinamiento hacía que se mezclaran los sonidos, convirtiendo a la música en ruido e impidiendo el normal desarrollo de las actividades.

También detalló la directora la manera en que viene creciendo la matrícula, y aseguró que "vamos a seguir trabajando con toda energía" para mejorar cada día más.

Finalizada la parte protocolar, varios alumnos coronaron el acto con sus actuaciones artísticas.

Gear SA

Clyfer