Hacia un cambio del paradigma educativo


A paso de hormiga, pero vamos. El martes hubo un encuentro sobre aprendizaje por proyectos en el San José, y habrá más.

(Esta nota de opinión incluye la crónica de la actividad realizada.) El instituto San José ha sido escenario por estos días de un nuevo encuentro sobre aprendizaje por proyectos, el segundo de cuatro previstos.

Se trata de una iniciativa por demás de saludable, que si bien alguno podria entender como un "enriquecimiento" de la pedagogía decimonónica que tenemos, en realidad es una chispa, pequeñita pero llameante al fin, para la revolución que los sistemas occidentales de educación están pidiendo a gritos desde hace cuarenta años.

El aprendizaje por proyectos es una metodología, pero en su esencia cuestiona algunos de los fundamentos básicos de la institución escuela. Mientras en la liturgia escolar todo es abstracto, destinado a "preparar al alumno" para el día en que "tenga que desempeñarse en" (coloque aquí lo que le parezca), los proyectos son concretos, realizables, y la abstracción se realiza como forma de análisis para llevarlos a la práctica. (No confundir con el "aprendizaje por problemas", que no tiene nada que ver con esto; es un mero disfraz de la cháchara escolar habitual).

Además, la ejecución de todo aquello que irá dándole forma concreta al proyecto se realiza de manera colaborativa y no competitiva, tal como ocurre en la vida, y como no sucede en la escuela.

Mientras la escuela genera subjetividades a partir de aislar al individuo de su medio social, y para ello utiliza toda una parafernalia de procesos que están subyacentes en el funcionamiento institucional (las jerarquías rígidas, la pedagogía implícita de los modelos, la interacción reglamentada, la microfísica de los poderes actuantes, o el establecimiento de una normativa absurda, inexistente en cualquier otro ámbito de la sociedad, "operación nocturna sobre la conciencia", como bien sostiene Pedro García Olivo), la metodología basada en proyectos, al menos, entreabre la puerta hacia una estructura diferente que, de a poco, nos vaya llevando hacia el cambio de paradigma educativo que necesitamos.

Por supuesto que es dificilísimo, si no imposible, implementar estos métodos con docentes formados en la doctrina pedagógica de la Ilustración; pero quizás de a poco, con perseverantes tareas de capacitación, de modificación de currícula, de intervención en el discurso dominante, pueda lograrse que maestros y profesores sean, si no los motores del cambio (una utopía), por lo menos agentes funcionales a él. Que abandonen su rol de policía de la subjetividad. Que no resistan, eso sería un objetivo enorme, hoy en día.

LA ACTIVIDAD EN EL SAN JOSÉ

El encuentro sobre aprendizaje por proyectos, el segundo de cuatro previstos, se llevó a cabo el martes pasado en el instituto San José. Estuvo destinado en esta oportunidad a docentes de segundo ciclo (niveles primario y secundario), y fue coordinado por las capacitadoras Catalina Ferreccio y Guillermina Torres.

La organización está a cargo de la municipalidad de Rojas, el CIIE y la jefatura de inspección distrital. Las próximas actividades se desarrollarán entre los días 23 y 27 de septiembre.

Gear SA

Clyfer