La donación de órganos, un tema primordial


El principal obstáculo con el que choca es el desconocimiento; por ende, difundirlo es un deber social.

Los trasplantes de órganos han logrado ser mucho más numerosos y eficaces que en el pasado cercano gracias a avances científicos; no obstante, la comprensión social sobre su importancia no ha marchado al mismo ritmo.

Que haya existido progreso científico al respecto no es una casualidad, sino el fruto de decisiones tomadas a partir de la conciencia sobre la importancia de estas intervenciones para la vida de muchísima gente.

Y que la conciencia social no haya avanzado al mismo ritmo tampoco es casualidad; obviamente, se trata de un tema complejo, vinculado nada menos que con la percepción que como sujetos tenemos de la muerte. (Los trasplantes de donantes vivos no son cuestionados.)

Sin embargo, llegar a la meta es inevitable. Los trasplantes de órganos como solución extrema a ciertos problemas de salud se han impuesto; y de a poco, en la medida de lo posible, también la sociedad llegará a considerarlos como algo "normal".

Es menester recordar que se trata de un mecanismo que sólo provee beneficios; no hay perjudicados. Más allá de las visiones particulares, a las que todo el mundo tiene derecho, por supuesto, el trasplante significa una solución para el enfermo, y no tiene absolutamente ningún sentido para el donante, que ya ha fallecido. En el caso del donante vivo es su voluntad, sobre lo cual no hay nada que decir.

Aún teniendo en cuenta cuestiones que no son científicas sino religiosas, tampoco hay consideraciones que oponer dado que nadie se lleva sus órganos a una pretendida "vida eterna". Las liturgias indican que el "viaje" es todo espíritu; nada que pueda ser trasplantado. (Posiblemente haya alguna religión, o sectores fundamentalistas de las mayoritarias, que opongan argumentos a esta práctica; pero es un fenómeno absolutamente limitado que no contradice la tesis de esta nota. Los principales credos del mundo aceptan los trasplantes).

Por lo dicho, avanzar en la creación de conciencia es un imperativo, y cada vecino que esté convencido, y aún los que sin estarlo no se oponen, deberían convertirse en multiplicadores.

Precisamente para avanzar en la creación de conciencia es que, en coincidencia con el Día Nacional de la Donación de Órganos, hubo una concurrida actividad en la plaza, de la que participaron múltiples instituciones: Los trasplantados rojenses y las Mujeres de AFA (organizadores), a quienes se sumaron con propuestas diversas la secretaría municipal de Salud, la delegación local del INTA, los payamédicos con su "payasol", otras dependencias comunales que aportaron puestos sanitarios generales, de nutrición, de hidratación y de vacunación, y los emprendedores de las ferias El Mercadito y Feriarte. Además hubo charlas sobre distintos temas vinculados con el de la convocatoria, y actuación de artistas locales.

La actividad logró una buena respuesta de la comunidad, que masivamente se volcó a la plaza para aprovechar el contacto directo con los emprendedores de las ferias y participar de los distintos eventos relacionados con la salud previstos por los organizadores.

Al dirigirse a los presentes durante la jornada, Stella Bianco, de Mujeres de AFA, agradeció a Iván Melo (uno de los trasplantados rojenses) "porque nos trajo la inquietud", y afirmó que "nos pareció excelente la causa por la cual estamos todos reunidos acá. Felicito a los trasplantados que están entre el público, cada uno de los cuales tiene su historia, que también sería bueno conocer".

"Nosotras estamos acompañando con el stand de hidratación y con la parte de frutas, para mejorar la calidad de vida. Como quien dice, somos lo que comemos, y a veces nos excedemos y nuestro organismo lo siente. Otras veces son las emociones las que juegan. Entonces, para mejorar nuestra calidad de vida hay que comer saludablemente y cuidarnos físicamente", agregó.

Por su parte, Iván Melo agradeció la presencia de las mujeres federadas "porque se preocuparon por aprender de qué se trata la causa, y sobre todo por entender bien todo para poder transmitir correctamente lo que tiene que ver con la donación de órganos, de sangre o de médula. Eternamente agradecido por haber impulsado este primer evento".

Las actividades estuvieron intercaladas con la actuación de artistas tales como Yanet Mayoral, Javier y su banda, la pareja de baile folclórico Danzay Kusca, y otros.

El deseo general, expresado por varios desde el improvisado escenario, fue que este encuentro, que fue el primero de esta clase, no sea el último. Ojalá que haya muchos más, y que la comunidad, a través de todos los medios de comunicación posibles (que hoy son prácticamente infinitos) asuma la responsabilidad y se comprometa, para que la donación de órganos llegue a ser una práctica "normal", alejada de todo cuestionamiento que no tenga que ver con posturas personales aisladas.

Gear SA

Clyfer