San Lorenzo, con Agustín Marteganí, campeón de reserva


El rojense fue titular en el plantel ganador de la Copa de la Superliga

Fue un domingo atípico en la soleada mañana cordobesa del pintoresco Barrio Jardín. En el estadio Francisco Casabés de Talleres, la Boutique, dos clubes de Buenos Aires disputaron el título de la Reserva: San Lorenzo, campeón vigente de la Superliga y ahora de la Copa de la Superliga, se quedó con el título tras vencer 4-2 a Estudiantes de La Plata.
La Reserva de San Lorenzo festeja en la cancha de Talleres tras vencer 4-2 a la de Estudiantes de La Plata.
Fue una situación inédita, entre tantas modificaciones que está llevando la Superliga Argentina de Fútbol (SAF) que encabeza Mariano Elizondo, quien estuvo en uno de los bancos de la platea.
Desde un rato antes de las 10 de la mañana estuvieron en la cancha los que siguen al equipo a todos lados, sea la Primera o la Reserva. Fueron más los de San Lorenzo, ubicados en la tribuna popular lateral con banderas y bombos, y también en el codo izquierdo de la platea. Los platenses, un grupo más reducido, se ubicaron en el codo derecho de la platea.
En ambos lados estuvieron presentes los hinchas autóctonos de los dos equipos, con banderas de las peñas y filiales. También, muchos familiares, claro. El resto, curiosos y neutrales que aprovecharon el buen clima y la entrada gratis para ser partícipes de un hecho histórico. Aún así, hubo apenas medio millar de futboleros en el estadio.
Por supuesto, la previa no contó con el despliegue que tuvo el sábado pasado la final de la Champions League o que tendrá en el estadio Mario Alberto Kempes la definición entre Boca y Tigre, pero al menos hubo una banda militar que le puso un poco de emoción. Como un acto premonitorio, ingresaron tocando la Marcha de San Lorenzo, finalmente el campeón del torneo. Y el tradicional Himno Nacional, que nadie se atrevió a interrumpir con algún grito inapropiado. El hincha de fútbol esta vez disfrutó sin necesidad de transformarse en una masa anónima.
En el campo de juego, el partido se animó con el empate de Matías Ahumada a los 30 minutos. La gente de Estudiantes explotó y después hasta se animó a exigirle al árbitro Guido Mascheroni (lo acompañaron Fausto Vigano y Carla López como asistentes, y Salomé Di Iorio de cuarta árbitra), a puro insulto, que fuera más ecuánime.
Pero al rato, el árbitro sancionó una polémica falta en el área del Pincha, que Emanuel Maciel transformó en el segundo de San Lorenzo. Apenas empezó la parte final, el partido cobró emoción. Gonzalo Di Pizio estampó el 2-2 y le dio esperanzas a Estudiantes. Estuvo cerca de definirlo San Lorenzo en una contra pero el palo salvó al Pincha. Los 90 minutos terminaron con esa igualdad, por lo que la final pasó al alargue. A tener en cuenta: lo mismo sucederá esta la noche en el Kempes si Boca y Tigre también terminan empatados en tiempo regular (si aún hay empate, se definirá por penales).
Agustín Hausch ingresó faltando seis minutos. Es una de la perlas de las inferiores de San Lorenzo. Cumplió 16 años el 21 de mayo pasado. Y justo lleva la 16 en la espalda. Oriundo de Baradero, el Gringo, como le dicen, fue tentado hace poco por el Manchester City. Pero justo el día que cumplió 15 años, la familia decidió que se quedara. Apenas unos minutos del primer tiempo suplementario, en una contra rápida de San Lorenzo, definió de zurda ante la salida del arquero rival. Coloccini, atento todo el partido, lo festejó más que ninguno.
Hausch llegó a San Lorenzo con edad de Octava y enseguida se destacó con sus goles. Tanto, que le echaron el ojo del Manchester City y tentaron a la familia, que por entonces tenía 14 años. El día que el pibe cumplió 15, Fernando Kuyumchoglu contó en La Cicloneta, por Radio Cooperativa: "La familia es la que decide. El Manchester City vino a buscar a Hausch y la familia decidió que se quedara. Hoy tenemos muy buenos jugadores y marcamos la diferencia". El Gringo, en otra contra después de una salvada milagrosa en el arco de San Lorenzo, anotó de zurda el 4-2.
Dirigidos técnicamente por la dupla Diego Monárriz-Fernando Cinto, los jugadores de San Lorenzo festejaron frente a la popular lateral. Allí estaban José Devecchi, Federico Gattoni, Gaston Hernández, José Vivanco, Gonzalo Berterame, Julián Palacios, Emanuel Maciel, Montoya, Jonás Acevedo, Guillermo y Mariano Peralta Bauer, Alexander Díaz, Agustín Hausch, Agustín Martegani, Francisco Rivadaneira y Nicolás Fernández. Festejo, vuelta olímpicoa, medalla y beso para los pibes de San Lorenzo.

Gear SA

Clyfer