Informe sobre perros en la calle


Datos oficiales ponen de manifiesto que la castración no resuelve el problema: pese al gran esfuerzo municipal, cada vez hay más.

Contenido relacionado:
Precauciones necesarias tras la llegada de la rabia a Rojas.
Entrevista al veterinario Carlos Castro sobre rabia, perros en la calle y riesgo sanitario.

Que la gran cantidad de perros sueltos en la calle es un problema por demás de grave, lo cual amerita su tratamiento y solución con urgencia, no es un secreto para nadie, excepto para quienes prefieren cerrar los ojos a la evidencia (ellos sabrán por qué motivos). Pero la problemática existe, y esta certeza no surge de ninguna comprobación empírica (fuente habitual de falsedados de todo tipo) sino de la propia información oficial.

El problema ha quedado en evidencia en numerosas oportunidades, con episodios que alcanzaron suma gravedad como los ataques de perros a una nena de dos años en la plaza España, hace poco más de un año (estuvo a punto de perder un ojo),



y a una mujer que, hace unos pocos meses, cayó de su moto por ese motivo al pavimento, se golpeó la cabeza, perdió el conocimiento y estuvo internada dos días con traumatismo de cráneo (Moreno entre Sarmiento y Paso).



Son episodios que El Portal de Rojas no llama "accidentes" porque no lo son; si se pueden prevenir, no son "accidentes", y en este caso es perfectamente sabido que los perros sueltos en la calle representan un riesgo, y que ese riesgo en algún momento se hará realidad, como en los casos señalados y también en muchos otros.



No son "accidentes"; son casos esperables, fruto de la desidia de quien tiene la responsabilidad de cuidar la salud de la población.



Y ahora, para colmo, se suma un actor inesperado: la rabia y su letalidad del 90 por ciento. No es broma; estamos en problemas.

Es necesario recordar que hace alrededor de un año el entonces director municipal de Medio Ambiente, Sergio Di Prinzio, había expresado en declaraciones radiales que en Rojas la población de canes callejeros superaba los 3.000. Por esos días no había sido detectado ningún caso de rabia en Rojas, pero sí en Junín, Chacabuco y otros distritos cercanos.

Por su parte, la actual directora de Bromatología, Pilar Villar, también reconocía por esos días la magnitud del problema señalando que "hay una cantidad importante de perros en la calle". Si bien "un montón" o "cualquier cantidad" no son conceptos muy científicos que digamos, alcanzan para poner de manifiesto que las autoridades reconocen la problemática. Aunque sí dio algunas precisiones: que en el refugio canino había unos ciento sesenta animales (número insignificante en relación con los que permanecen en la calle), y que ese año fueron castrados unos quinientos perros, cantidad a todas luces insuficiente y que demuestra su carácter de mero paliativo. La población canina continuó subiendo.

La castración modera el problema pero no lo soluciona, ya que la cantidad de perros sigue aumentando. Además, hay que considerar que la gran mayoría de animales castrados tienen dueño y viven en hogares, lo cual no incide sobre el problema principal que son los perros que hay en la calle.

LOS DATOS MÁS PRECISOS

Los datos más precisos, que ponen de manifiesto la gravedad del problema poniéndole números concretos a la enorme cantidad de perros que hay en la calle, proviene del cuerpo de agentes sanitarios que trabajan en el Programa Municipal de Salud Territorial (PMST), quienes ya llevan recorrido y relevado aproximadamente un tercio del territorio poblado del partido de Rojas.

El Portal de Rojas cuenta con datos de las recorridas realizadas en febrero y abril de 2017, y en enero de 2018. Los datos sobre control canino, que considera la cantidad total y añade información sobre animales castrados y no castrados, son los siguientes (recordando que los valores corresponden a un tercio de la población):

Febrero de 2017:
Cantidad de perros: 2.322.
Castrados: 990.
No castrados: 1.332.
Porcentaje de castrados: 43%.

Abril de 2017:
Cantidad de perros: 3.470.
Castrados: 1.238.
No castrados: 2.232.
Porcentaje de castrados: 36%.

Enero de 2018:
Cantidad de perros: 4.133.
Castrados: 1.311.
No castrados: 2.822.
Porcentaje de castrados: 32%.



El porcentaje de castrados disminuyó del 43% al 36% y luego al 32%, a pesar de que la municipalidad realiza un gran esfuerzo en ese sentido y, según informó Villar, en un año fueron castrados 500 animales. La proliferación supera cualquier esfuerzo y pone de manifiesto que la castración no resuelve el problema, según han comenzado a reconocer distintos municipios bonaerenses, por ejemplo el de Trenque Lauquen, y también Pergamino, que recientemente ha ampliado sus caniles para contar con más espacio destinado al alojamiento de perros.



El incremento en la población canina que consignan los datos expuestos más arriba se debe en parte a la ampliación de las recorridas de los agentes sanitarios. No obstante, el número revelador, el que debe considerarse, es que el porcentaje de castración disminuye a medida que aumenta la población (por la causa que fuere). Eso demuestra que apostar únicamente a la castración no resuelve el problema: cada vez hay más perros. Y para colmo, llegó la rabia.

Contenido relacionado:
Precauciones necesarias tras la llegada de la rabia a Rojas.
Entrevista al veterinario Carlos Castro sobre rabia, perros en la calle y riesgo sanitario.

Gear SA

Clyfer