Se supo que hay otro rojense desaparecido


Se trata de Antonio Juan Gambella Bibiloni, secuestrado en 1976 en Garín, donde residía.

Antonio Juan Gambella Bibiloni, nacido en Rojas, es otro de los desaparecidos durante la última dictadura cívico–militar. La información se conoció recientemente, y por eso la Mesa por la Memoria, la Verdad y la Justicia de nuestra ciudad incorporó otra baldosa, reconociéndolo, al monolito que recuerda a todas las víctimas rojenses de desaparición forzada.

El reconocimiento a Gambella Bibiloni se llevó a cabo durante el acto realizado ayer sábado en la plaza San Martín, sobre el que El Portal de Rojas informará en breve. Estuvieron presentes sus familiares, especialmente invitados para participar del acontecimiento.

El rojense fue secuestrado el 17 de mayo de 1976, cuando tenía veintisiete años, mientras era empleado del Banco de la Provincia de Buenos Aires sucursal Garín. Según consta en una publicación de la Asociación Bancaria, fue una persona con gran compromiso social, militante barrial, líder y organizador de equipos de ayuda comunitaria que levantaban casas, daban luz a los barrios, o bien organizaban el "chocolate popular de los domingos" para los más chicos.

La Asociación Bancaria envió una adhesión al acto en la que destaca, sobre Gambella Bibiloni, que "su solidaridad y mirada de justicia iban contra la intención de una patria para pocos encarnada por el gobierno de facto. Hoy, más que nunca, nos toca continuar esa lucha por una patria justa, libre y soberana. Porque tenemos memoria buscamos la verdad y exigimos justicia para los crímenes que aún permanecen impunes". Cabe señalar que se encontraba presente el secretario de Cultura de la Bancaria, Alejandro Fagiani, quien se dirigió brevemente a la concurrencia.

Poco después era descubierta la baldosa en el monumento, por parte de familiares de Antonio Juan Gambella Bibiloni. Uno de ellos, Luis Gambella, fue quien pronunció algunas sentidas palabras de agradecimiento.

QUIÉN FUE ANTONIO JUAN GAMBELLA BIBILONI

Aporta datos biográficos la Comisión de Derechos Humanos del Banco de la Provincia de Buenos Aires:

"Tenía 27 años de edad al momento de su desaparición. Su familia estaba conformada por su madre, un hermano varón y una hermana menor. Estaba separado de su primera esposa, con quién tuvo cuatro hijos -1 varón y 3 mujeres- que vivían con él junto a su segunda esposa y su quinto hijo en la localidad de Maquinista Savio.

"Cuando ingresó al Banco en octubre del 70 en la Sucursal Garín, se desempeñó como ordenanza. Por entonces su hermano, ya fallecido y también empleado del Banco, le insistía para que estudiara para pasar a la Rama Administrativa, cosa que cumplió ayudado por un compañero, Héctor Martínez, quién lo preparó para rendir examen de Auxiliar.

"Su hermano, soltero, le recriminaba la cantidad de hijos que tenía, a lo que Antonio respondía que él soñaba con “la mesa grande”, que deseaba estar rodeado de una gran familia con hijos, nietos y biznietos, como cuando se juntaban todos en la casa de su abuela María.

"Su compromiso social pasaba por su militancia barrial. De gran destreza manual, lideraba y organizaba equipos de ayuda comunitaria levantando casas, dando luz al barrio entero, o bien organizando el chocolate popular de los domingos para los más chicos, siempre acompañado de su hijo mayor, de 7 años de edad. Su hermana Gloria sostiene que “era demasiad solidario para ésta sociedad”.

"Se enteró en la sucursal por Olga, la madre de Héctor Martínez, de que su compañero había sido secuestrado y que durante el allanamiento ella escuchó que irían a buscarlo a él. Antonio no se escondió, sólo atinó a proteger a sus hijos trasladándose con su familia a la casa de su madre en Villa Ballester, donde fue secuestrado el día 17 de mayo del 76 en presencia de toda su familia.

"La medida dispuesta por Acta de Resolución de Directorio Nº 3833/79 de fecha 3 de junio 1979 basada en “abandono de tareas” por “inasistencias injustificadas” fue una acción sin sanción que declaró la “Extinción de la relación de empleo”.
Nemesia Biblioni, su madre, interpretó las palabras de Videla: “Los desaparecidos no están muertos…están desaparecidos...” Como que Antonio estaba perdido y lo buscó desde entonces en cada hombre que veía pasar.

"Desde la desaparición de su hijo, estuvo en tratamiento psicológico y si bien no se le diagnosticó esclerosis, ni tampoco alzeheimer, este cuadro fue agudizándose hasta su fallecimiento en febrero de 2011.

"Por Acta de Resolución Nº 1660/04 de fecha 22 de diciembre de 2004, el Directorio cambió su encuadre administrativo legal declarando que la causa que motivó su desvinculación laboral de la institución fue su situación de “desaparición forzada de persona”.

"El 15 de julio de 2006 las familias Martínez y Gambella encabezaron el primer acto convocado por organizaciones de Derechos Humanos en homenaje a Héctor y Antonio y, en su nombre, a todos los desaparecidos del partido de Escobar realizado en la plaza de Garín, y el 23 de noviembre de 2006, en un acto presidido por el director doctor Oscar Valdovinos, ambas familias descubrieron una placa en su memoria en la sucursal Garín.

Gear SA

Clyfer