La escuela Montessori inicia sus actividades


Está abierta durante febrero para planificar y realizar algunas tareas preliminares. Hubo una clase demostrativa.

La escuela Montessori que funciona en Frías 288 se prepara para el inicio del ciclo lectivo. Durante todo febrero está abierta entre las 13 y las 17, para que la gente que coordinará las distintas actividades realice su planificación, y también para que las familias que así lo desean puedan llevar a sus hijos, permitiéndoles participar de una clase demostrativa.

Las impulsoras del proyecto, Paula Torres y Verónica Millanovich, junto a dos de las docentes que se ocuparán de guiar a los niños, Natalia Pallavicini (nivel inicial) y Gisela Ventura (primaria), dieron detalles sobre la marcha de la institución.

Explicó Paula Torres que "estamos empezando el ciclo lectivo, en febrero, preparando las cosas junto a Gisela Ventura, que es la encargada del taller (lo que se conoce como nivel primario), y Natalia (Pallavicini) en casa de niños (nivel jardín), Verónica (Millanovich) y yo, que somos asistentes. Arrancamos en febrero con la planificación que determina la Dirección General de Escuelas, conectándola con el método basado en la pedagogía Montessori, los materiales que se indican para cada etapa".

"Estamos juntando también todos los papeles necesarios para esta nueva etapa, apuntando al objetivo que tenemos, que es estar como colegio oficial. Y como nuestra prioridad son los chicos, también organizamos algunas actividades, como una clase en la que ellos la pasaron muy bien; la verdad es que los desestructuró la forma en que hicimos el inicio de la clase: les encantó, no querían salir de la ronda de la elipse, que es el momento de la presentación, y también les encantó el material que encontraron por toda la escuela. El final fue el experimento del volcán, cuando les contamos cómo fue el inicio de la vida, y finalmente hicieron sus propios "volcancitos" cada uno con su erlenmeyer", dijo después.

Natalia Pallavicini, a cargo de la casa de niños, informó que "estamos planificando con el diseño curricular de nivel inicial. Lo que venimos haciendo es la planificación basada en este diseño, pero estamos también comenzando a adaptarla a esta pedagogía. Tenemos mucha vida práctica en inicial, todas las áreas, y los materiales se van complejizando a partir de que uno avanza desde el área de jardín hacia arriba. Esto es nuevo para mí, así que estoy emocionada y muy ansiosa".

A su turno, Gisela Ventura, encargada del taller (primaria), destacó que "recibimos a los chicos con muchas expectativas. Es la primera vez para mí que estoy trabajando puramente en Montessori, y para los chicos significará, sobre todo, una buena convivencia, como hicimos en la clase abierta. El respeto es la base de todo.

Después, los materiales están a disposición de ellos. Las clases comienzan con la lectura de una de las lecciones del día, y eso es un disparador que le permite al niño crear sus propias hipótesis y desarrollarlas mediante la experimentación, utilizando los distintos materiales que hay acá. Nosotros los vamos a guiar, y ellos experimentarán y aprenderán, en cualquiera de los sectores que tenemos como la biblioteca, el patio y demás".

Verónica Millanovich brindó datos sobre el futuro funcionamiento de la escuela: hay una matrícula de alrededor de veinte niños, que trabajarán entre las 13 y las 17. "Son aproximadamente la mitad de jardín y el resto de primaria; pero todos los días nos están consultando, por ahí porque da un poco de miedo el cambio. Hay gente que está en duda y le gustaría que los chicos prueben primero, pero es animarse. La ventaja que tenemos es que cuando los chicos vienen, no se quieren ir, y eso juega a favor de la escuela. Les llama la atención el material, y empiezan a aprender casi sin darse cuenta, incorporando palabras y conceptos sin necesidad de recurrir al lápiz y al papel que los llenan de fobia".

Gear SA

Clyfer