Dos clásicos de todos los tiempos en el escenario del TAFS


El taller de teatro de la ENSNA presentó anoche su muestra anual, nada menos que con "Esperando la carroza", de Langsner, y "Hamlet", de Shakespeare.

El taller de teatro de la escuela secundaria N° 4 Nicolás Avellaneda realizó anoche en el TAFS su muestra anual con la presentación de dos clásicos: una comedia argentina y un resonante título de William Shakespeare.

Fue una actividad bastante particular, para bien, ya que lejos de lo que suele ser habitual en las muestras escolares –mero simulacro–, en este caso hubo un verdadero y arduo trabajo de producción, de adaptación de los textos, de ensayos, de construcción de la escenografía y el vestuario, en la musicalización, y las obras fueron estrenadas en un teatro de verdad, y con público de verdad, al que inclusive se le cobró entrada.

La muestra consistió en el estreno de dos obras adaptadas para su representación en un tiempo relativamente corto. Una de ellas, la tragedia "Hamlet" escrita por uno de los íconos del teatro universal, el inglés William Shakespeare; y la otra, la comedia argentina "Esperando la carroza", de Jacobo Langsner, una obra que fue representada en numerosas oportunidades, por elencos de todo tipo, y que inclusive llegó al cine de la mano de reconocidos artistas.

La coordinación de todo este excelente trabajo estuvo a cargo del "profe" juninense Pablo Rojas, quien tuvo en cuenta todos los detalles y trabajó a destajo junto a la gente del TAFS para que las cosas salieran de la mejor manera, que es lo que finalmente ocurrió.

Consultado sobre esta idea, Pablo Rojas explicó que "para los chicos de secundaria, de segundo y tercer año, es la primera vez en que podrán mostrar su trabajo en el teatro. El trabajo de todo un año está concentrado en esta muestra".

Sobre la manera en que fueron encarados los proyectos, esto es, como verdadero teatro y no como simple actividad escolar, destacó Rojas que "eso fue lo más maravilloso que nos pasó. Yo creo que hoy vencimos a la Play, vencimos a la Wii, vencimos a la soledad de internet y logramos juntarnos para hacer teatro. Los pibes se juntaron para ensayar, muchos de ellos se encargaron del vestuario, del maquillaje, de la iluminación... es decir, lo más maravilloso que nos podía ocurrir era que el diseño curricular incluyera al teatro, y que los chicos se "prendieran", como lo hicieron, para hacer teatro realmente, hacer teatro de verdad".

También explicó que "hay mucho trabajo que no se ve. Los chicos encargados de la escenografía llegaban veinte minutos antes a la escuela para vaciar el salón y armar todo a la espera de que llegaran los actores. Hubo muchísimo trabajo de investigación, de producción, el trabajo de todo un año. Sabemos que Rojas tiene un público muy fiel al teatro, una sala hermosísima, una tradición hermosa de teatro, y nosotros esperamos poder hacerlo con respeto".

Sobre las obras, afirmó que "Hamlet, un clásico de William Shakespeare donde el rey muere envenenado a manos de su hermano, y él tiene que emprender la venganza; entonces, la famosa frase "ser o no ser", ser valiente, ser cobarde, ¿qué hacer? Y después tenemos a Esperando la carroza, una comedia argentina, costumbrista, donde tenemos esta casa y qué hacemos con la vieja... el problema de la ancianidad. Hoy ponemos en escena esta obra donde todos se pelean por no tener a la abuela, pero cuando creen que murió, entonces todos quieren ser el mejor hijo".

Finalmente consideró como "ampliamente positiva" a la actividad realizada durante el año. "Vamos a ver qué dice el público después, pero tendremos que verlo, porque esto que empieza ahora es el cierre de un trabajo hermosísimo", concluyó.

De más está decir que la sala estuvo prácticamente colmada, y que los miembros del centro de estudiantes montaron un buffet al que los presentes pudieron acudir en el intervalo, de unos veinte minutos entre ambas obras.

Gear SA

Clyfer