La escritora Margarita Bornemann visitó el jardín 909


Compartió actividades con la comunidad educativa. Es hermana de la recordada Elsa Bornemann, fallecida cuatro años atrás.

Margarita Bornemann, hermana de Elsa Bornemann y también escritora, visitó hace algunos días el jardín de infantes 909 y compartió una productiva jornada con los chicos, docentes y comunidad educativa en general.

La artista dijo en la oportunidad que "fue una satisfacción muy grande que me invitaran. Me preguntaron cuánto cobraba y dije "qué se yo, un vaso de agua, los viáticos, no sé"... Trabajamos mucho con los chicos, que hicieron dibujos sobre los libros que leyeron. Yo empecé de maestra, luego estudié psicología, tuve hijos, y cuando falleció Elsa, me llamaban de las escuelas para hacerme preguntas. Nadie se había enterado de que ella estaba enferma, pero luego de su fallecimiento me llamaron de todas partes y así hicimos el duelo".

"Mi papá vino de Alemania en el año 27, a instalar el reloj con las veintiséis campanas en el Concejo Deliberante. Recién en el año 31 pudo terminar con ese trabajo, le pagaron, y decidió quedarse en la Argentina dedicándose a hacer relojes. Se casó, pero luego vino la guerra en Europa, y él decidió quedarse acá. Claro que no podía importar nada, y entonces tuvo que hacer todo, fabricar los relojes pieza por pieza. Todas esas historias nutrieron los relatos de Elsa", añadió.

Dijo después que "la pasión por la literatura nos viene de familia. Mi padre y mi madre nos leían libros en alemán, y también en castellano. Además nos cantaban y nos inventaban cuentos".

Por otra parte, se refirió a los serios problemas que vivió su hermana Elsa durante la última dictadura. "El libro "Un elefante ocupa mucho espacio" había ganado un premio internacional, que le entregaron en Grecia, pero en el año 1974 los militares lo prohibieron completo, los quince cuentos. Imagínense, hay un cuento donde los animales del circo hacen una huelga porque se quieren volver a su patria, y otro donde se acarician... ¡intolerable para una mente militar! Pero en 1984, ya con Alfonsín en el gobierno, muchísimos maestros fueron a la feria del libro con sus ejemplares, húmedos porque los habían enterrado, o conservado en altillos, o bien con fotocopias los que tuvieron que quemarlos. Después nos enteramos de que alguna poeta frustrada, esposa de algún militar, sugirió que la mataran a mi hermana. Por suerte no pasó eso, y pudo seguir haciendo lo que yo hago ahora, visitar escuelas y dialogar con los chicos y los docentes".

Por su parte, la directora Laura Baldomá manifestó su satisfacción por la visita de Bornemann señalando que "es a raíz de una secuencia que hicieron los alumnos de la tercera sección, leyendo libros de Elsa Bornemann. Surge una pregunta, y decidieron hacérsela a la autora; entonces, en representación de Elsa está hoy acá Margarita".

Gear SA

Clyfer