Varios inconvenientes provocaron las tormentas


Afectaron sobre todo al tendido eléctrico. La guardia de Clyfer trabajó a destajo en varias oportunidades para restablecer el servicio.

Entre el sábado y el lunes, y luego nuevamente el jueves, reinó el mal tiempo en Rojas. En total cayeron más de 200 milímetros de lluvia, y hubo tormentas fuertes, tanto eléctricas como con vientos considerables. Esto provocó varios inconvenientes, sobre todo en la distribución de energía eléctrica.

El jefe del área técnica de la Clyfer, ingeniero Fabián Arrostito, explicó que "las tormentas nos complicaron bastante, sobre todo en la zona rural, primero en la parte de Obligado, y luego en Carabelas y en La Beba".

Con respecto a la parte urbana, dijo Arrostito que "el alimentador 5 salió de servicio por un rayo, con lo cual quedaron varios sectores sin servicio. Esto se solucionó transitoriamente utilizando otro alimentador, pero quedó sin servicio el sector de la planta de Cargill. Recién un día después se pudo reparar eso. Pero la gran mayoría de la gente estuvo muy poco tiempo sin servicio, por suerte".

Aclaró que "hubo una gran cantidad de reclamos por baja tensión, porque se complicó una bornera en barrio Jardín, y también se cortaron acometidas, y otros problemas. El personal trabajó a destajo para poder dar servicio lo antes posible, lo cual sólo en algunos lugares de la zona rural se fue demorando".

En la madrugada del viernes, en tanto, el corte de un conductor ubicado en la zona del puente del Matadero dejó sin servicio durante un par de horas a parte de la ciudad cabecera.

Gear SA

Clyfer