El coro de Carabelas festejó sus veinte años


Luego de un festival del que participaron seis coros de la zona le regalaron a Carlos Cabezón una extraordinaria guitarra. La celebración finalizó con una cena.

El Grupo Coral Carabelas llegó este año a su vigésimo aniversario y festejó el acontecimiento con un festival seguido de cena que se llevó a cabo anoche en el salón del Centro de Jubilados de la localidad.

El festival coral comenzó temprano, ya que eran muchas las formaciones invitadas. Estuvieron presentes, además de los anfitriones, los coros "Vivencias", del Centro de Jubilados y Pensionados de Rojas, dirigido por Carlos Cabezón; "Coral de las Harinas" de Rafael Obligado, bajo la batuta de Leo Pericás; "Voces para un nuevo tiempo" de Colón, con la conducción de Diego Morán; coro de Guerrico con la dirección de Juan Carlos Migliaro; y "Orfeón Madrigal" de Junín, conducido por Mercedes Capurro. Estaba anunciado pero no pudo llegar por un inconveniente de último momento "Día feliz", del Centro de Jubilados y Pensionados de Colón.

Como es tradición, el dueño de casa es quien abre el ciclo de actuaciones. Así, el Grupo Coral Carabelas comenzó su presentación dirigido por el maestro Carlos Cabezón y su vieja guitarra, que lo acompaña desde hace cincuenta años, y que ahora tendrá la oportunidad de "jubilarse" ya que los coreutas le obsequiaron a su director un maravilloso instrumento nuevo, de excelente marca y calidad. Algo que Carlitos anhelaba pero nunca había logrado tener por su alto costo.

Seguidamente actuaron el coro "Vivencias" del Centro de Jubilados y Pensionados de Rojas, también dirigido por Cabezón; el "Coral de las harinas" de Rafael Obligado; "Voces para un nuevo tiempo" de Colón; el coro de Guerrico, y "Orfeón madrigal" de Junín.

Todas las actuaciones fueron largamente aplaudidas, y condimentadas con comentarios sobre los coros, o las obras, brindados por los respectivos directores.

El coro carabelense y su director Carlos Cabezón recibieron varios presentes de parte de los visitantes, reconocimientos de la dirección municipal de Cultura (entregados por el titular del área, Alejandro Elcoro), y la promesa de un regalo que los de Guerrico se olvidaron de traer, pero lo entregarán en oportunidad de la visita del coro de Carabelas para participar de un festival que se realizará próximamente en esa ciudad. También fue leída una adhesión de la Agrupación Coral de Rojas firmada por su director Alberto Perassolo.

El momento culminante del festival fue la vuelta del Grupo Coral Carabelas al escenario y el regalo que los coreutas le entregaron al director Carlos Cabezón: la guitarra nueva.

Finalizada la parte donde se mezcló lo artístico con lo protocolar y lo emotivo, los presentes compartieron una cena seguida del corte de la torta aniversario.

Cabe consignar que hubo permanentes menciones a la primera etapa del coro, que fue inicialmente fundado en el año 1989 y debutó en septiembre de ese año, con treinta y ocho integrantes, dirigido por el profesor Jorge Geijo. Esta formación realizó numerosas presentaciones, pero luego se disolvió. La localidad volvió a tener coro en 1998, en el marco de la creación de la Escuela de Música de Carabelas, esta vez bajo la dirección de quien aún permanece al frente, Carlos Cabezón.

Gear SA

Clyfer