Más vecinos resultaron heridos por ataques de perros en la calle


Al menos dos fueron mordidos ayer, y uno de ellos debió ser hospitalizado para suturarle sus heridas.

Al menos dos vecinos fueron atacados ayer por perros sueltos en la calle, y uno de ellos debió ser hospitalizado debido a que la profundidad de su herida hizo necesaria una sutura.

Los ataques se produjeron sobre calle Iribarne, uno frente a la Municipalidad y el otro en la esquina de Presidente Perón.

Una de las víctimas, Luis "Turu" Ferreyra, relató en redes sociales que el ataque se produjo cuando circulaba en moto junto a su mujer y su hija. Afortunadamente logró dominar el vehículo, pero no pudo evitar el ataque que le produjo una profunda herida en el pie, con los resultados ya mencionados. El otro atacado fue el profesor de educación física Martín Ferrari.

La publicación de Ferreyra en redes sociales disparó una larga serie de comentarios de vecinos indignados, muchos de los cuales relataron haber sido también víctimas de ataques de perros en distintos lugares de la ciudad, algunos de ellos de suma gravedad.

DELINCUENTES QUE LOS "PROTEGEN"

Otra grave denuncia recogida de los comentarios de los vecinos, y de la que nadie parece haberse hecho cargo hasta ahora, es la de que hay personas inescrupulosas que no sólo le dan de comer en la calle a los perros, con lo cual los convierten en dueños del territorio (la vía pública), que luego defenderán, sino que una vez consumado un ataque los "esconden" por unos días y con ello evitan que las autoridades sanitarias los analicen para determinar si el ser humano mordido debe ser tratado ante alguna posible patología.

Entiéndase bien: esconden al perro que mordió, poniendo en grave riesgo la salud e inclusive la vida de la persona mordida.

NECESIDAD DE HACER ALGO YA MISMO

Es evidente que retirar a los perros que andan sueltos por la calle es una necesidad imperiosa y que debe ser llevada a la práctica ya mismo.

Está perfecto organizar reuniones y planificar con vistas a lograr soluciones, pero este debate debe darse con los perros en otra parte, no sueltos en la calle.

La foto que ilustra esta nota es por demás de elocuente: los funcionarios municipales no pueden alegar desconocimiento sobre la existencia de perros sueltos en la calle, toda vez que deben saltar por encima de ellos para ingresar a la mismísima Municipalidad.

Gear SA

Clyfer