Los mismos cultivos, iguales rindes, mitad de costos


El ingeniero agrónomo Eduardo Cerdá, de la RENAMA, dio detalles sobre lo que considera "la agricultura del futuro": agroecología.

El ingeniero agrónomo Eduardo Cerdá integra la Red Nacional de Municipios y Comunidades que fomentan la Agroecología (RENAMA), un grupo creciente de productores y empresas que utilizan métodos de producción agrícola amigables con la naturaleza y logran, con los mismos cultivos, rindes similares a los convencionales, pero reduciendo los costos a la mitad al reemplazar agroquímicos por manejo y variedades propias de semilla. Según el profesional, "la agricultura del futuro".

Cerdá fue entrevistado por el Canal Abierto, y sus declaraciones son las que El Portal de Rojas reproduce aquí. Explicó el ingeniero que "este proyecto surgió hace tres años, cuando nos pusimos a trabajar con el municipio de Guaminí, que hoy tiene tres mil hectáreas que no usan agroquímicos. Y cada vez se suman más productores: ingresaron al programa los municipios de Coronel Suárez, Coronel Pringles, Bolívar, este año Lincoln, y ya veníamos trabajando en Gualeguaychú y la comuna de Chabás, en Santa Fe".

"Hoy estamos trabajando más de veinte mil hectáreas que no utilizan agroquímicos, por lo tanto han bajado sus costos, y los rendimientos son similares. En el caso de "La Primavera", un establecimiento de 5.000 hectáreas ubicado en Bolívar, Rauch, Ayacucho, los rendimientos están muy parecidos, algo por encima, y los costos por la mitad; esto es, la renta es el doble, y no estamos hablando de un productor familiar sino de una empresa, uno de cuyos dueños dice que para él, lo más rentable es la agroecología", añadió Cerdá.

LA "AGRICULTURA DROGADEPENDIENTE"

Cerdá calificó a los métodos convencionales que se usan hoy en el campo argentino como "una agricultura drogadependiente".

"El concepto de "remedio" supone que si lo uso, me curo, me sano, y debería dejar de tomarlo. Pero si de dos litros de herbicida que usábamos pasamos a cuatro, a seis, a ocho, a diez... Chaco está en cuarenta litros, en algodón; entonces, eso no es un remedio; es una droga", enfatizó Cerdá.

También se refirió a las malezas resistentes a herbicidas: "estábamos hace diez años con dos o tres malezas resistentes al glifosato y otros productos; hoy ya estamos en treinta, y hay alertas de varios herbicidas para algunas malezas. Entonces, quiere decir que la manera en que se está haciendo agronomía hoy va en contra del funcionamiento y del conocimiento de la naturaleza".

"Esta nueva agronomía que estamos pensando, que no es una "alternativa" sino lo que se va a venir en los próximos años, es junto con la medicina y la veterinaria, una metodología basada en la salud", expresó Cerdá.

En otro orden, ante una consulta periodística, consideró que "el hecho de que alguien patente los genes es algo terrible para nosotros como sociedad mundial. Siendo así, para vender una semilla vas a tener que poseer un criadero, algo que una multinacional va a poder llevar a cabo, pero un ingeniero, o dos, o tres, no lo van a lograr. Esto conspira contra este sistema, porque lo que necesitamos son justamente variedades. A nosotros nos interesan las variedades, que haya diversidad, la población dentro de un género, que haya variedad".

"Nosotros estamos viendo, en muchos ensayos, variedades que nos funcionan mejor que estos híbridos que nos quieren cobrar. Esos híbridos andan cuando les das todo, el fertilizante... pero nosotros no le estamos dando esas drogas, y por lo tanto, no andan bien. Es una necesidad legislar para cuidar la semilla de los productores, antes que los intereses de las empresas", finalizó diciendo.

Gear SA

Clyfer