La Bandera es un símbolo


Representa el orgullo de ser argentinos y la consecuente defensa de los valores recibidos de los patriotas que formaron este país: la soberanía, la independencia, la justicia y la dignidad del ser humano (los verdaderos objetos de lealtad). ¿Respetamos lo simbolizado, o sólo el símbolo?

(Esta nota incluye la crónica del acto en recordación de Manuel Belgrano realizado en Rafael Obligado).

Muy emotivo fue el momento en que veinte chicos de nueve años, de tres escuelas diferentes, expresaron su promesa de lealtad a la Bandera Nacional, durante el acto realizado en Rafael Obligado para recordar a Manuel Belgrano.

Cabe mencionar entonces, y ojalá todos esos chicos (y también los grandes que los rodean) lo entiendan, que la bandera es un símbolo, y que su significado no radica en la tela celeste y blanca que la constituye sino en los valores que representa, justamente ésos que nos legaron los patriotas que formaron este país: la soberanía, la independencia, la justicia y la dignididad de todos y cada uno de los seres humanos que pisan nuestro suelo.

La bandera–símbolo fue creada por Manuel Belgrano para que encabezara su expedición libertadora, en momentos en que los ejércitos aún utilizaban "las de nuestros enemigos", según un oficio firmado por el propio Belgrano, enviado al gobierno nacional. Dicho oficio reza textualmente: "Las banderas de nuestros enemigos son las que hasta ahora hemos usado; pero ya que V.E. ha determinado la escarapela nacional con que nos distinguiremos de ellos y de todas las naciones, me atrevo a decir a V.E. que también se distinguieran aquéllas, y que en estas baterías no se viesen tremolar sino las que V.E. designe. ¡Abajo, Excelentísimo Señor, esas señales exteriores que para nada nos han servido y con las que parece que aún no hemos roto las cadenas de la esclavitud!"

¿Qué sería, entonces, la bandera, si no existiese lo que ella representa? Un mero trapo de colores, con un bonito sol en el centro. Por ende, la negación de los valores propios de la argentinidad es también una grave falta de respeto hacia nuestra Bandera Nacional.

"Juremos vencer a nuestros enemigos interiores y exteriores, y la América del Sur será el templo de la Independencia y de la Libertad. En fe de que así lo juráis, decid conmigo ¡Viva la Patria!", expresó Belgrano durante la solemne ceremonia de izamiento realizada el 27 de febrero de 1812 en la ribera del Paraná.

Ojalá todos comprendan que la metafórica lealtad a la Bandera se concreta sólo cuando el respeto alcanza a lo que ella simboliza: la soberanía, que es la capacidad de decisión que tenemos los argentinos sobre nuestro territorio y todo lo que en él está contenido; la independencia, esto es, la posibilidad de ejercer ese poder de decisión sin influencias de entes extranjeros (o "globales", donde actualmente están incluídos muchos de los "enemigos internos" sobre los que alertaba Belgrano); y la justicia, que es nada menos que la plena vigencia de los derechos que a cada uno de los habitantes de este país le corresponden, sean nativos o cualquiera de "todos los hombres del mundo que quieran habitar el suelo argentino" (según reza el preámbulo de nuestra Constitución Nacional).

Ojalá que estos chicos, es el deseo de El Portal de Rojas, puedan "zafar" de la hipocresía de cantar loas a Belgrano y los demás patriotas, mientras niegan derechos esenciales, se arrodillan ante los poderes extranjeros e hipotecan el futuro de las próximas cinco generaciones de argentinos. ¿Es mucho pedir?

EL ACTO EN OBLIGADO

El acto oficial celebratorio del Día de la Bandera, que se recuerda cada 20 de junio al cumplirse un nuevo aniversario del fallecimiento del creador de la enseña nacional, Manuel Belgrano, se llevó a cabo ayer jueves en la sede de la escuela N° 7 de Rafael Obligado.

Dicho acto contó con una gran participación de vecinos de la comunidad obligadense, e inclusive de muchos llegados desde Rojas. El salón de usos múltiples de la institución estaba realmente colmado.

Como conductor actuó en esta oportunidad el contador Hugo Silveira, quien tuvo a su cargo las palabras de bienvenida y la coordinación de las distintas actividades que comenzaron con el ingreso de las banderas de ceremonia del jardín de infantes N° 2, escuela primaria N° 7 y secundaria N° 1 (todos de Rafael Obligado); de las escuelas primarias N° 5 (Los Indios), N° 16 (paraje La Vuelta), y N° 23 (La Soledad); de los bomberos voluntarios de Rojas y de Rafael Obligado; y de la Estación de Policía Comunal de Rojas.

Seguidamente, algunas autoridades fueron invitadas para proceder al izamiento de la bandera en el mástil ubicado en la entrada del establecimiento. De ello se encargaron el intendente Claudio Rossi; el presidente del Concejo Deliberante, Leonardo Armellini; el delegado municipal en la localidad, Ariel Gallardo; la titular del Consejo Escolar, Claudia Rahlf; y la directora de la escuela anfitriona, Daniela Petronio.

Finalizada esta ceremonia, el acto continuó con el discurso de Claudio Rossi. El mandatario brindó un pantallazo histórico sobre la vida de Manuel Belgrano, deteniéndose en los diferentes aspectos a los que se abocó la que consideró "una mente brillante": la política, el derecho, el periodismo y, un poco por obligación, también la carrera militar. Destacó su participación en la Primera Junta, sus campañas con el Ejército del Norte y, por supuesto, también la creación de la bandera, en Rosario, a la vera del Paraná.

Como ocurre cada 20 de junio, la parte más emotiva y, por qué no, más trascendente del acto, fue la promesa de lealtad a la Bandera expresada por alumnos de cuarto año. En esta oportunidad participaron los de las escuelas de Rafael Obligado, Los Indios y La Soledad, con sus directoras Daniela Petronio, Verónica Argüello y Sandra Lezana, respectivamente.

La inspectora jefe distrital, María del Rosario Salgado, fue la encargada de pronunciar las palabras protocolares y recibir la promesa, entusiasta, de los chicos.

A continuación, todos quienes realizaron la promesa de fidelidad a la Bandera recibieron un certificado y un presente preparado por los organizadores del acto. Fueron ellos Juan Miño; Juan Pablo Levatti; Mia Roldán; Maximo Antognoli; Tomás Altamirano; Bárbara Araujo Fernández; Josefina Ardenghi Lobosco; Thiago Moreira; Ticiana Benítez; Juan Pablo Delfabro; Marcos Espart; Ana Paula Ferrario; Martina Génesis García; Antonella García Plaza; Uma Milagros Mendoza; Guadalupe Ojeda; Bautista Rimaulo; Daiana García; Rocío Sisterna; y Román Walter Grigüelo.

Finalmente, alumnos de los tres niveles de Rafael Obligado aportaron al acto lo que habían preparado: el jardín de infantes, una demostración de los distintos modelos de bandera que hubo en el país; la primaria, una canción actuada; y la secundaria, una reseña histórica sobre la actuación pública de Manuel Belgrano.

El acto culminó con la entonación del Saludo a la Bandera, y luego los presentes compartieron un chocolate preparado por la escuela anfitriona.

Gear SA

Clyfer