Papelón del Concejo Deliberante

Presentan proyecto para reclamarle a la Clyfer la implementación de algo que ya estaba hecho. ¿Con qué información redacta normativa el honorable cuerpo?

Papelón en el Concejo Deliberante

El HCD se fue a la banquina la última semana, cuando ingresó un proyecto para solicitarle a la Clyfer la implementación del cobro con tarjeta en la caja, un sistema que en momentos de la sesión ya estaba funcionando.

Algún inadvertido podría pensar que se trata de un tema menor, que fue una casualidad, o ensayar todo tipo de disculpas. Pero la relidad es que se trata de evidencia que delata un funcionamiento deliberativo con falencias serias.

El trabajo de un concejal no consiste en encerrarse en un ropero a redactar proyectos. Se supone que son representantes del pueblo, y por ende, que trabajan en contacto permanente con la comunidad, asumiendo iniciativas nacidas de la realidad, de los hechos concretos que suceden en el distrito.

En el caso que nos ocupa, tanto la lógica como el sentido común y el apego a las buenas prácticas deliberativas aconsejaban informarse sobre el tema antes de embarcar al Honorable Concejo Deliberante en su conjunto hacia un reclamo inconducente.

La puesta en marcha de los Posnet en la Clyfer fue precedida de un convenio con un banco, y en eso es obvio que intervino el Consejo de Administración, órgano integrado, entre otros, por dos delegados municipales. Es fácil imaginar qué grado de dificultad (¡ninguno!) entrañaba para el autor del proyecto averiguar qué pasaba en la cooperativa con el sistema de cobro con tarjetas.

El proyecto reclamándole a la Clyfer que hiciera lo que ya estaba hecho fue correctamente presentado en Secretaría del HCD, después incluido en el Orden del Día, y llegó a la sesión del jueves pasado, donde fue descartado de un plumazo luego de que los concejales se enteraran por los medios (por este medio) de que la Clyfer ya cobraba con tarjeta.

ACLARACION NECESARIA Y ALGUNAS CONSIDERACIONES

El Portal de Rojas no tiene intención de echar sombras sobre la labor de la gran mayoría de los concejales, que en muchos casos son "conocidos de la casa" y no necesitan demostrar, porque ya lo han hecho reiteradamente, su vocación política y su voluntad de trabajar seriamente por Rojas, cada uno con sus visiones, y cada visión con cosas positivas para aportar.

El proyecto del papelón, en cambio, está enmarcado en la permanente campaña de hostigamiento a la Clyfer que el Concejo Deliberante ha venido llevando adelante, no desde ayer ni desde el año pasado, sino en oportunidades evidentes que no es oportuno entrar a considerar ahora.

Dicha campaña de hostigamiento incluyó e incluye falacias, asuntos sobre los que el HCD no tiene competencia (como el de los Posnet, cuyo control recae sobre la AFIP, no sobre la Municipalidad, que no tiene poder de policía), y todo tipo de embates cuya ineficacia es conocida de antemano, pero sirven para alimentar campañas mediáticas complementarias.

¿Cuál es el objeto? ¿De dónde parten estas campañas? Como se ha dicho, no es momento oportuno para entrar en estas consideraciones. Pero la hora llegará pronto.

Gear SA

Clyfer