En marcha…

En un tiempo poco habitual comparando con lo ocurrido con otras temporadas, dio comienzo este domingo el torneo local de la Liga de Fútbol de Rojas, competencia que, como en 2016, cuenta con ocho clubes participantes, los cinco rojenses, dos de Carabelas y uno de Inés Indart, que sigue formando parte del calendario del certamen doméstico.
Obviamente que una sola fecha es muy poco tiempo para empezar a hablar de candidatos y recién podremos adentrarnos en ese terreno bastante más adelante, con varias jornadas cumplidas, más allá de la calidad de cada uno de los planteles y de lo que promete cada uno, algo que sí debe tenerse en cuenta pero como estamos hablando de fútbol, sorpresas suelen sobrar y de pronto uno que no aparece en los planes puede transformarse en protagonista serio del campeonato.
Decíamos que los tiempos son diferentes porque finalmente se hizo algo que muchos pedían desde que al Consejo Federal se le ocurrió que para darle validez a un certamen, debe tener al menos diez equipos, una suerte de decretazo poco entendible para un deporte amateur en el cual los gastos son muchos y los ingresos, pocos.
Y no estamos cuestionamos la siempre interesante idea de medirse con adversarios de otras ligas, sino la forma en que debe realizarse: por obligación. Hace un tiempo fue el 4 Ligas, después el romance se quebró y pasamos al 7 Ligas, más tarde al 6 Ligas, luego un 3 Ligas y ahora otro 3 Ligas diferente, uniones que han ido naciendo y muriendo más a la par de los intereses de algunos dirigentes que de la voluntad genuina de las instituciones.
Como en la vida misma, los que hasta hace poco eran nuestros amigos, pasaron a ser los villanos, y los malvamos se transforman de la noche en personas entrañables.
Volviendo al inicio del torneo de la Liga de Rojas, podemos decir que el balance de la jornada inicial fue interesante, con partidos interesantes y muchos goles, prevaleciendo en este estreno aquellos que oficiaron de anfitriones. Arrancaron mejor Carabelas, Newbery, Juventud y El Huracán, un dato que no es menor teniendo que se trata de un campeonato relativamente corto, por no decir directamente corto.
En esto creemos que también se debería tomar nota para el próximo año, si se mantiene este nuevo romance, y hacer algo más breve el regional, dándole mayor extensión al local, que es, sin dudas, menos oneroso porque los viajes son más cortos y la afluencia de público, mayor, especialmente de los visitantes, que cuando se juega con equipos de otras ciudades suelen ser muy pocos.
Está bueno jugar en la Alianza pero la extensión de los compromisos con los vecinos debería ser menor a la que corresponde al campeonato de cada liga. Por lo que se sigue viendo, si bien siempre hay festejos, el sabor del trofeo rojense es mayor al de cualquier campeonato zonal y nadie podría contrariarnos si decimos que los simpatizantes se empalagan más cuando dan la vuelta olímpica en este certamen.
Quedan muchos domingos por recorrer, incluido por lo menos un viernes ya que se piensa en jugar ese día la segunda fecha, y con el correr de los partidos podremos ir delineando un panorama más claro dentro de lo impensado que es este hermoso deporte…

Gear SA

Clyfer