La UNNOBA comienza a pagarle su deuda a Rojas

Lo afirmó el rector Guillermo Tamarit durante el acto de inauguración de la subsede de la universidad en nuestra ciudad: "La UNNOBA tenía una deuda con Rojas, y hemos venido a saldarla", dijo; y añadió: "Rojas pidió de todas las maneras posibles actividades de educación superior, y después de muchas idas y vueltas encontramos la fórmula".

Las "idas y vueltas" deben haber sido, efectivamente, muchas; trece años pasaron desde que la universidad fue creada (Ley N° 25.824 promulgada por el presidente Néstor Kirchner el 5 de diciembre de 2003), y por lo menos doce desde el primero de los pedidos "de todas las maneras posibles" (Tamarit dixit) realizados por nuestra ciudad, que prácticamente no tuvieron eco.

Durante el discurso inaugural, Tamarit citó al ingeniero Luis Lima, quien fuera el Rector Organizador de la universidad en momentos en que daba sus primeros pasos hacia su institucionalización.

La mención fue merecida, más allá de que el ingeniero Lima fue el primer y quizás más importante generador de la deuda que -parece- la UNNOBA está dispuesta a empezar a pagarnos ahora.

La situación de Luis Lima al frente de la naciente universidad no fue sencilla. Por aquellos años tanto Pergamino como Junín contaban con sus respectivos centros universitarios de alrededor de una década de desarrollo cada uno, y ambos mantenían buenas relaciones (y el dictado de carreras) con universidades importantes, entre ellas la Universidad de Buenos Aires (UBA).

Los intendentes de ambas ciudades, Héctor "Cachi" Gutiérrez y el "Vasco" Abel Miguel habían gestionado largamente para la creación de una Universidad Nacional en nuestra región. Desde Rojas, Gustavo Vignali también había aportado al proyecto. Pero la política hizo de las suyas: habiéndose decidido que la Universidad Nacional estaría en Junín, hubo una gestión fundamental de la entonces Diputada Nacional (PJ) Rosa Tulio para que Pergamino pudiera participar.

Así fue como la política entregó a nuestra región un "monstruo bicéfalo": una universidad con dos sedes administrativas cuyos aspectos prácticos, nada fáciles de organizar, deberían ser posteriormente estructurados en el territorio. (Arréglense.)

Una nada fácil tarea le tocó entonces al ingeniero Lima en aquellos primeros años de la UNNOBA. En momentos en que el ya Intendente de Junín, Mario Meoni, declaraba que "la UNNOBA es, en realidad, la Universidad de Junín"; y mientras Pergamino exigía lo que por ley le correspondía, Lima debió dedicarse a construir mediante el consenso una institucionalidad estable y positiva. Rojas ya comenzaba a "pedir actividades de educación superior"; sin embargo, los reclamos no se oían en medio de la "batalla de gigantes" entablada entre Pergamino y Junín.

La primera visita que recibió el intendente Norberto Aloé, un día después de asumir, el 11 de diciembre de 2003, fue la del ingeniero Lima. El titular de la flamante Dirección de Educación, Carlos Vaio, fue uno de los primeros voceros del pedido de actividad universitaria "de todas las maneras posibles". En aquel momento se habló de abrir en Rojas los primeros años de cuatro carreras que luego deberían ser continuadas en alguna de las sedes, pero nada de eso fructificó.

La UNNOBA, por entonces, apenas si accedió a que fuera dictado en Rojas el curso preuniversitario intensivo para el ingreso en febrero de 2005, y poco más tarde una diplomatura en Desarrollo Local destinada a funcionarios municipales y dirigentes de instituciones. También hubo un ciclo de la carrera de Periodismo entre 2007 y 2009, pero si bien fue gracias a un convenio con la UNNOBA, el dictado estuvo a cargo de la Facultad de Periodismo de la Universidad de La Plata.

La actividad universitaria en Rojas, como se sabe, llegó por aquellos días de la mano de la Universidad Tecnológica Nacional (UTN sede San Nicolás), que abrió el aula que aún permanece funcionando en nuestra ciudad, más concretamente en la Escuela Técnica, con muy buenos resultados: decenas de egresados, y el entorno formativo adecuado para la radicación y permanencia de una fábrica de software perteneciente a una de las multinacionales más importantes del rubro, Neoris, que hoy significa para la ciudad unos cuarenta puestos de trabajo calificado.

Así como Pergamino y Junín a principios de este siglo, Rojas cuenta hoy con un Centro Universitario de más de diez años de trayectoria. Es en ese marco que llega la UNNOBA, ya saldados los "tironeos" políticos entre Pergamino y Junín gracias a la pericia del ingeniero Lima; con el doctor Guillermo Tamarit como rector; con el Consejo Superior en pleno funcionamiento, y con normalidad en todas sus instancias institucionales.

PLANIFICACION ESTRATEGICA

La flamante subsede Rojas de la UNNOBA ya está funcionando, y se anunció hace algunas semanas la apertura de la inscripción para la Tecnicatura Universitaria en Gestión Administrativa, que comenzará a dictarse en el ciclo lectivo de este año.

De esta manera, la UNNOBA abonará el primer anticipo de cuota de la deuda que mantiene con Rojas, después de que desde esta ciudad se pidiera, durante al menos doce años, actividad universitaria "de todas las maneras posibles", según afirmó el rector Tamarit.

Lo que vale la pena destacar, porque es esencial para nuestra ciudad, es que la planificación de tales actividades de educación superior no deben quedar exclusivamente en manos de la UNNOBA, sino que el gobierno municipal debe participar, "per se" y también motorizando la intervención de todo tipo de instituciones de nuestro medio, para que la universidad en Rojas se convierta en eje del desarrollo local.

La UNNOBA planificará como mejor le parezca, y eso no tiene nada de malo. Lo que sí estaría mal es que Rojas se "desentendiera" de tal planificación y dejara exclusivamente en manos de la universidad el diseño del funcionamiento de la subsede. Los intereses rojenses y los universitarios no tienen por qué ser contradictorios, en absoluto; por el contrario, pueden ser complementarios; pero para ello es imprescindible que se conformen las herramientas de articulación entre Universidad y Municipio, abriendo la participación a las instituciones de la comunidad en el marco del "gobierno abierto" que el intendente Claudio Rossi, por sincera convicción, anunció en la campaña y viene sosteniendo en la gestión.

La deuda ha comenzado a saldarse; "Rojas, de todas las maneras posibles, pidió tener actividades de educación superior; y hoy tenemos la oportunidad de decirles "aquí estamos" y de empezar a recorrer juntos ese enorme desafío", es la frase textual dicha por Tamarit. Desde El Portal de Rojas hacemos votos por que ese "recorrer juntos" incluya la planificación conjunta, en función del desarrollo de nuestro distrito como objetivo principal.

Gear SA

Clyfer