La hora de la diversión...

"La palabra diversión es un término que se utiliza normalmente para hacer referencia a todas aquellas actividades que generan alegría en quien las realiza ya que se caracterizan por ser entretenidas, alegres, relajantes o interesantes".

Bajo este concepto, entendemos, deberá transcurrir la historia que se vivirá en la noche de este miércoles en el estadio del Club Jorge Newbery, donde la selección de Rojas enfrentará a su par de San Pedro en el segundo y definitorio encuentro que determinará el campeón de la región Norte de la Provincia de Buenos Aires, en el marco del torneo nacional Sub 15.

Divertirse no quiere decir hacer algo sin responsabilidad, sin que importe nada y que todo dé lo mismo.

Divertirse es hacer algo con alegría, disfrutando del momento, que es, en definitiva, lo que estos pibes del combinado rojense han entregado en los nueve partidos que disputaron, más allá de los resultados, que han sido largamente positivos.

Es cierto que la parada es difícil, complicada, pero no imposible si tenemos en cuenta las condiciones que estos chicos han mostrado a lo largo del camino recorrido, donde el único traspié ocurrió una semana atrás pero que en nada empaña los momentos muy agradables que nos ha brindado.

"La diversión es el fenómeno que hace que una persona actúe con entusiasmo y alegría ya que de lo contrario estaría en una situación de aburrimiento o al menos de indiferencia".

Este grupo, formado por un cuerpo técnico idóneo y futbolistas muy responsables, ha estado lejísimo del sopor y la falta de interés. En cada presentación ha demostrado compromiso, sacrificio, amor por la camiseta e interés por dejar bien sentados los prestigios de nuestro fútbol, que atesora una historia con logros importantes tanto a nivel de clubes como de combinados, como aquella gesta del 68, la gran campaña de Newbery en el ex Torneo del Interior o el título de los juveniles en este mismo certamen y el posterior subcampeonato nacional en Salta.

"La diversión, sin embargo, no se asocia con cualquier tipo de actividad si no principalmente con aquellas que puedan tener que ver con la recreación, el esparcimiento tanto físico como mental".

Y qué otra más que una recreación es jugar al fútbol, más allá de las responsabilidades que siempre se debe tener cuando uno forma parte de un grupo que compite en un campeonato organizado.

Qué hay más hermoso que formar parte de un seleccionado de toda una Liga, como si se tratara de la albiceleste de Messi y compañía pero luciendo los colores del pago chico.

Todos, de una u otra forma, somos una parte, pequeña o grande, de esta experiencia. Los jugadores son los grandes protagonistas, las familias son el sostén indispensable para acompañarlos en esta "aventura", los dirigentes una parte muy importante porque sin organización es casi imposible alcanzar los logros propuestos, los periodistas informamos sobre lo que ocurre en cada encuentro y los hinchas alientan, brindando un apoyo que siempre tiene mucho valor.

Un frío comentario diría que tras haber perdido 4 a 1 en la ida, las posibilidades de lograr el título se achicaron y que parece complicado cambiar la historia.

¿Imposible?. Para nada. Son once contra once y las chances existen, sin dudas. Imposible no hay nada cuando se tiene fe, cuando se cree en las aptitudes propias desde lo individual, poniéndolas al servicio de todo el grupo.

Parece raro hablar de diversión en este momento en el cual muchos analistas futboleros harían casi un drama del panorama previo al partido.

Chicos: jueguen como su entrenador les indique, respetando el planteo táctico y el rol asignado a cada uno dentro del terreno. Y diviertánse mucho, disfruten el momento, siéntanse como lo que realmente son: protagonistas de una historia que, pase lo que pase, será inolvidable para todos...

Gear SA

Clyfer