Una nueva experiencia

Desde hace unos cuantos años, ya más de una década, las ligas del interior afrontan un desafío importante y hasta el momento, desde nuestro punto de vista, no resuelto de manera perdurable en el tiempo.

A partir de una disposición que el Consejo Federal impuso, porque ese es el término, imponer, sin respetar las autonomías de cada liga, se determinó que se necesitan al menos diez clubes para poder tener una competencia oficial. Así, entidades como la nuestra, la de Rojas, que tuvo seis, siete y ahora ocho elencos de primera división, necesitan aliarse con por lo menos un vecino para que el certamen tenga reconocimiento del órgano de AFA que rige los destinos del fútbol del interior.

Pero como los reglamentos están para cumplirse, nos gusten o no, desde mediados del decenio pasado Rojas ha formado parte de diferentes uniones regionales. Primero fue el 4 Ligas con Pergamino, Salto y Colón, a nuestro entender la mejor de todas las experiencias, que se rompió más por intereses personales que de las instituciones, tema sobre el cual nos hemos explayado en muchas ocasiones pero sobre el cual no vale la pena recaer porque creemos que de los errores se debe aprender, sólo para no repetirlos, digamos para no chocarnos la misma pared en forma reiterada, y que lo importante es mirar para adelante.

Después se armó el 7 Ligas con Salto, Colón, Arenales, Bragado, Chacabuco y Junín, que llevó la batuta en todo el sentido de la palabra, haciendo y deshaciendo a gusto y placer, sin cuentas claras ya que, de acuerdo a lo expresado por los propios directivos liguistas de nuestro medio, nunca se pudo ver un balance. Todo lo contrario a lo que ocurría cuando el que manejaba la cosa era Pergamino, que rendía cuentas a fin de año y repartía el excedente en forma proporcional entre las cuatro ligas que formaban aquella URD.

El 7 Ligas pasó a ser 6 Ligas porque Bragado duró solamente un año y tras demasiados chispazos, Rojas se fue y Arenales también, armando una nueva Alianza con Vedia y Lincoln, que no dejó demasiado para el recuerdo en lo que a proyección deportiva se refiere. Casi se puede decir que fue sólo fue la excusa necesaria para irse de un 6 Ligas que, al paso que iba, tenía pronto certificado de defunción.

Pero la velocidad con que se suceden las cosas en el fútbol no se detiene y para ello basta con hacer una rápida mirada a los desaguisados que se viven en la Asociación del Fútbol Argentino, una suerte de manicomio de ideas, intereses y proyectos, ahora con intervención de FIFA y un cúmulo de desprolijidades más propias de un grupo de jóvenes inexpertos que de gente grande y avezada, de quienes se debería esperar otra prolijidad en sus acciones.

Volviendo al plano regional, la decisión de Colón de dejar el ex 6 Ligas apuntala la ida de Rojas, concretada un año antes, y es un paso a todas luces mucho más interesante porque, por historia, siempre nuestro deporte ha estado muy relacionado con los colonenses, con quienes ya hubo interligas cuando no era obligación hacerlos. Arenales se mantuvo en el mismo “equipo” zonal y así se pudo consolidar la idea de sostener esta Alianza que el año pasado anduvo a los tumbos pero que, por lo que se ha podido visualizar hasta el momento, parece empezar a encontrar cimientos un poco más sólidos.

La competencia empezará el domingo venidero y recién ahí podremos ir viendo si esta nueva propuesta es superadora o tiene vida fútil, pero queda la sensación de que se han dado pasos de buena manera y sin el liderazgo marcado de una liga fuerte sobre otras de menor cantidad de equipos. Podemos afirmar que esta vez todas son similares, porque decir iguales es incorrecto ya que siempre hay algunas diferencias, y que si los representantes de cada liga hacen prevalecer el interés común, si hay buen diálogo y nadie trata de sacar ventaja, el futuro puede ser interesante.

Por ahora no tiraremos manteca al techo ni fuegos de artificio pero, en la medida que se ajusten detalles, que se busque calidad en todos los aspectos, que se respeten los calendarios y reglamentos, que haya claridad en las decisiones y sean siempre “dentro de la ley”, esta alianza entre Rojas, Arenales y Colón tiene posibilidades de perdurar en el tiempo.

Ojalá no nos equivoquemos...

Gear SA

Clyfer