Los que están detrás del alambrado

En su conferencia de prensa realizada días atrás para anunciar las actividades de las Escuelas Deportivas, el director de Deportes destacó que uno de los objetivos de ese programa es lograr captar a los chicos “que están detrás del alambrado”.

El concepto es muy interesante y grafica en pocas palabras lo que debe ser siempre la meta principal de los programas municipales: darle lugar, contener, ofrecerlas la posibilidad de hacer deportes (expresiones artísticas o lo que sea) a aquellos que no están bajo la contención de una institución.

No se trata de dejar de lado a esos chicos que ya juegan en los clubes. Todo lo contrario, es brindarles la oportunidad de incursionar en otras disciplinas o adquirir mayores habilidades en lo que ya hacen, a la vez de ofrecer una estructura apta para captar a los niños y jóvenes que no pueden hacer deportes en una institución.

El lanzamiento de las Escuelas Deportivas es una buena noticia, por cuanto dará a los rojenses la oportunidad de elegir deportes no tan masivos como pueden ser el billar, el ciclismo, el tenis de mesa, la natación, las bochas, entre otros, apuntalando otro concepto que no todos tienen tan claro: se puede competir en un Juego Olímpico en ping pong, por ejemplo. No estamos diciendo que sea más fácil que hacerlo en fútbol, básquetbol, tenis, por ejemplo, pero sí es una opción, como otras, muy atractiva.

Hemos dejado atrás un período de escasa oferta de escuelas formativas desde el ámbito municipal y de no gestionar la llegada de planes provinciales o nacionales, que siempre existieron, en mayor o menor medida, pero que no vendrán a Rojas como fruta que se cae de un árbol sino hay que llamar por teléfono, viajar a La Plata y Buenos Aires e insistir en las secretarías de Deporte. La excusa de que no había nada para traer era sólo eso: una excusa para justificar la inacción.

Ahora llegará el momento de poner en marcha todo lo anunciado y hacer que la propuesta sea tentadora, que los chicos y jóvenes (también adultos) respondan a la “invitación” y así se pongan en movimiento las distintas actividades previstas para seguir haciendo un culto del deporte como medio de vida sana.

Gear SA

Clyfer