Volver a la esencia

Se realizó en la noche del domingo la trigésima edición de la Fiesta Anual del Deporte, como siempre organizada por la Dirección de Deportes de la Municipalidad y con el aporte de los medios periodísticos locales, que aportan la opinión de sus periodistas para la tarea de elegir a los distinguidos.

Hay varias cosas para destacar de esta ocasión, que coincide con el inicio de una nueva gestión en el gobierno local, que ha marcado desde el comienzo su intención de recuperar lo que la Fiesta ha sido en sus comienzos y en muchos años posteriores, espíritu que en buena parte de había perdido en las últimas ediciones, dándole o quitándole brillo según la óptica que se mire.

Si es por la parafernalia que se montaba con la excusa de premiar a los deportistas, indudablemente esta oportunidad ha sido de un relieve menor porque no hubo expresiones grandilocuentes ni nada parecido. Austera, de una duración infinitamente menor que otras ocasiones, se entregaron más de dos centenares de menciones, premios especiales, nominación y cumbres en poco más de una hora, contra un tiempo tres o cuatro veces mayor al que se utilizaba en anteriores ediciones.

Claro que vista desde otro lugar, el que debería primar siempre, la FAD ha puesto en valor a quienes son los verdaderos protagonistas: los deportistas. La medida presencia de funcionarios arriba del escenario fue una característica notoria, al punto que el director de Deportes entregó algunos premios y sólo tuvo mayor protagonismo poniendo los cumbres de plata en manos de sus ganadores, y el intendente sólo intervino en el momento del oro y el cristal. Periodistas y profesores de Educación Física fueron los encargados de la premiación, sumándose la presencia de Rodolfo Martínez, Peto, como todos los conocen, el creador de la Fiesta del Deporte que volvió a ser partícipe, en lo que fue, sin dudas, un justo reconocimiento a quien durante muchos años condujo el área de Deportes y bajo cuya gestión, con el aporte de muchos colaboradores, nació esta idea que ya lleva treinta versiones.

Otro punto muy importante tuvo que ver con la determinación de dejar sólo en manos de los periodistas deportivos la no tan sencilla tarea de elegir los premiados. Se puede decir que estuvieron prácticamente todos los medios que poseen hombres de prensa especializados en deporte, que tras varias largas reuniones definieron la nómina de distinguidos, lista donde seguramente ha habido algún olvido o una valoración equivocada en el momento de determinar el premio a otorgar, pero que fue hecha sin fanatismo por alguna disciplina determinada, poniendo sobre la mesa los méritos de cada uno de los muchos y muy buenos deportistas que tiene nuestra ciudad.

Seguramente habrá alguien, o algunos, que sientan que no se los premió como merecían o que no estén felices por no estar incluidos en la nómina, pero hay que decir que, como pasa en todos los órdenes, más fácil es no hacer nada ya que de esa forma se anula la posibilidad de equivocarse. Organizar algo conlleva errores, desaciertos, olvidos, pero siempre es preferible alguien que desea involucrarse que aquel que solamente critica sin sumarse a la propuesta.

En esa tarea de elegir en ningún momento se vio involucrado el Director de Deportes, que no “pidió” ningún premio para nadie y que, salvo un primer encuentro con todo el periodismo donde explicó su idea acerca de la fiesta que pretendía llevar adelante, no participó de la selección de los premiados, dejando total libertad a los periodistas para llevar adelante esa labor.

Finalmente, se recuperó la fecha original, la que tiene que ver con la celebración del aniversario de nuestro querido Rojas, ese 20 de diciembre tan especial para todos los rojenses donde casi siempre hubo Fiesta del Deporte. Haberla hecho en febrero o marzo hasta llevó a más de uno por qué se hacían dos fiestas en el mismo año, una cosa muy rara que tuvo que ver con el hecho de postergar para el año siguiente la premiación de la temporada anterior.

Pasó una nueva Fiesta del Deporte, se recuperó en buena parte la esencia que le impusieron aquellos pioneros que le dieron origen hace tres décadas. Se deberá seguir mejorando, ajustando detalles y agregándole otros condimentos, pero lo bueno es que se retomó el camino que nunca se debió haber abandonado.

Gear SA

Clyfer