Campeonatos para todos (y el Nocturno de juveniles)

Han terminado los torneos locales de la Liga de Fútbol de Rojas y el saldo indica que los títulos han quedado muy repartidos, al punto que cuatro clubes se han repartido las seis divisiones que compiten oficialmente.

En primera el vencedor fue Argentino, en sub 17 el Deportivo Unión, en sub 13 y reserva Boca Juniors y en sub 15 y sub 11 Newbery. Xeneizes y rojinegros fueron los únicos clubes que logró dar dos vueltas olímpicas.

Contrariamente a lo que ocurría no hace muchos años, cuando la gloria quedaba para pocos, los certámenes ahora tienen a todos los clubes peleando por cosas importantes ya que, por ejemplo, Carabelas no ganó ningún título pero disputó la finalísima de la más grande de las categorías juveniles y El Huracán cayó en la final de reserva y en la definición del Clausura de los mayores.

Y esto es muy bueno porque se acabó la época de la concentración de títulos para pasar a una saludable dispersión, que significa alegrías para muchas instituciones, que de esta forma cierran el calendario con el siempre agradable sabor de haber celebrado al menos una conquista.

Para 2016 los que ganaron estarán obligados a esforzarse para mantener la corona y los que no pudieron llegar al tope, buscarán mejorar para alcanzar la cima en la temporada que se viene, sobre la cual, como hemos manifestado en reiteradas ocasiones, sería bueno que los dirigentes empezaran a pensar desde ahora y no a fines de febrero o marzo cuando se retome la actividad a full en el seno de la Liga.

No estaría mal armar un Nocturno de divisiones juveniles, por ejemplo, del mismo modo en que se hace el de mayores, incluso con la posibilidad de que esa competencia forme parte del calendario anual por los puntos. En vez de Apertura y Clausura, por qué no agregarle una tercera fase (que en este caso sería la que abra el año) a los campeonatos oficiales ya que jugar muchos amistosos termina siendo aburrido como bailar con la hermana.

Cuando los porotos están en juego hay mayor incentivo para los que juegan y mayor expectativa en los padres, socios y simpatizantes, con lo cual la concurrencia sería mayor, ingresando unos pesos más en las alicaídas arcas de los clubes para solventar gastos.

Es cierto que en verano hace mucho calor y obviamente no estamos diciendo que se juegue a la una de la tarde, pero gracias al esfuerzo de los clubes en la actualidad Argentino, Juventud, Newbery, El Huracán y Boca tienen iluminación artificial, es decir cinco de siete clubes aptos para jugar de noche. Habría que pensar la forma para que Unión y Carabelas no pierdan su localía, por ejemplo empezando a las seis de la tarde tranquilamente se podrían jugar dos partidos un día y otros dos el otro.

Es una idea que se nos ha ocurrido y que exponemos, creyendo que puede ser interesante, pensando en los pibes, es base de la pirámide que debe estar cada día más sólida si queremos tener un fútbol mejor y en crecimiento constante.

Gear SA

Clyfer