Una nueva experiencia

El domingo pasado dio comienzo, finalmente, una nueva experiencia para los clubes de fútbol de nuestra Liga, que este año han comenzado a formar parte de la Alianza Deportiva del Noroeste.

Después de haber tenido varios años de competencia en el marco del 4 Ligas con Colón, Salto y Pergamino, a nuestro entender lo mejor que se ha hecho en estos últimos tiempos pero que por ambiciones dirigenciales se terminó “rompiendo” después de haber alabado su funcionamiento, se pasó a una nueva unión regional que primero era de 7 y luego 6 Ligas, campeonato a quienes algunos calificaron como la más grande del país, algo solo comparable con la Liga de Campeones de Europa o la Copa Libertadores (es broma, lo aclaramos, por las dudas) pero que a fines del año pasado pasó a ser lo peor, con lo cual se volvió a cambiar de rumbo.

Pero como parece que la cosa se trata de enamoramientos y desilusiones, pasando de andar a los besos a las patadas, como ya lo hemos comentado, lo que eran bonito de pronto se transforma en horrible… y otra vez cambiamos...

La cuestión ahora tiene que ver con jugar con ligas con las cuales hemos tenido alguna relación más cercana, como de la Arenales, con la cual los rojenses compartieron la anterior unión regional, y con otras prácticamente desconocidas como Vedia y Lincoln. Desconocidas no porque uno no sepa donde quedan esas ciudades sino porque sería imposible encontrar en la historia más de cuatro o cinco partidos entre rojenses y vedienses o linqueños, salvo en aquellas épocas de los torneos de selecciones.

En la memoria de tiempos recientes encontramos enfrentamientos entre San Martín de Roberts y Juventud por el Torneo del Interior, o de Newbery con un rival de Lincoln por Argentino C, y muchos partidos entre las selecciones de Rojas y Vedia, pero de bochas...

El inicio no fue el más ordenado porque de los cuatro equipos rojenses, solamente jugaron dos, Argentino y Unión. Los albicelestes viajaron 110 kilómetros hasta Vedia y el León recibió a Huracán de Diego de Alvear, que recorrió los 180 kilómetros que deberán hacer los azulgranas para disputar la revancha. Newbery y El Huracán deben esperar para ver contra quién y cuándo debutan en este certamen.

No es nuestro ánimo empezar a criticar ni mucho menos porque es justo dar un poco de tiempo para ir viendo cómo se desarrolla el torneo, de la misma forma que tampoco se sabía cómo iban a funcionar las anteriores alianzas deportivas, que fueron el producto, nada más ni nada menos, de una resolución del Consejo Federal por la cual no es válido un certamen con menos de diez equipos, una determinación cuestionable desde muchos puntos de vista porque le saca la autonomía a las ligas más pequeñas y tiende a la concentración, poniendo en jaque las flacas economías de los clubes del interior, que son el lugar de donde surgen los grandes jugadores, la cantera a la que de tanto darle pico y pala, empiezan a agotar.

Esperemos unos meses, dejemos que transcurra esta primera edición y demos un poco de tiempo, para luego sí hacer un balance más exhaustivo de la recién nacida Alianza Deportiva del Noroeste.

Gear SA

Clyfer