Juventud, divino tesoro

El fin de semana deportivo que pasó no fue uno más. La crónica dirá que se desarrollaron diferentes actividades pero un hecho trascendió las buenas noticias que muchas competencias suelen dejar para los aficionados a las diferentes disciplinas que se practican en nuestra ciudad.

Rojas, como había ocurrido un par de meses antes con las damas, fue sede del Campeonato Provincial de Bochas de la categoría sub 14, certamen que significó recibir a delegaciones de distintos puntos del territorio bonaerense, entre ellas varias asociaciones con larga tradición en este deporte, que le dieron forma a un torneo muy interesante donde no solamente tienen importancia sino los resultados sino el objetivo mismo de este tipo de competencias: darle lugar a los más jóvenes, a quienes están llamados a ser el futuro del “deporte blanco”.

Tras dos jornadas en la que tuvieron que sortear una fase de clasificación, cuartos de final, semifinal y final, uno de los equipos rojenses puso su nombre en lo más alto y nos dio una gran alegría. Los hermanos Uriel y Tomás Avila y Kevin Bustamente fueron los responsables de emocionar a quienes estuvieron en cancha del Club 4 de Octubre, donde remontaron un duelo que pintaba muy desfavorable ante Olavarría, dando vuelta un 4-14 para transformarlo en el 15-14 final que les dio un título que inscribirá sus nombres en el historial de las bochas de la provincia.

No es cosa de todos los días alcanzar un logro de este tipo, el mismo que hace muchos años obtuvieron los mayores dos veces y más cerca en el tiempo Graciela Pérez en el individual que se hizo en nuestras canchas. A la lista hay que agregarle, en sitial de privilegio, el título logrado por el Vasco Juan Carlos Etchepare, en Salta en un Nacional de parejas.

Siempre las bochas dan alegrías, y esta vez no fue la excepción, con el condimento de tratarse de jugadores muy jóvenes, que nos mostraron a todos que, con dedicación y constancia, es posible conseguir cosas importantes.

Gear SA

Clyfer