Mucho trabajo para el Tribunal...

Que haya sido un domingo sin fútbol y que de a poco las actividades deportivas vayan llegando a su epílogo del año, con una lógica disminución de la actividad, no quiere decir que nada haya para comentar...

Paradójicamente, por el lado de la Liga, más precisamente del Tribunal de Disciplina, hay menos partidos pero más trabajo. Contrariamente a lo que se podría imaginar al no haber partidos de primera división, donde el “roce” es mayor, las categorías juveniles han tenido muchos expulsados, demasiados por tratarse de chicos que van más allá de los 17 años pero que, por lo visto, no se quedan atrás a la hora de recibir tarjetas de los árbitros.

En total fueron seis los expulsados en los partidos del sábado, tres de ellos en el clásico de sub 17, donde el duelo entre Newbery y Argentino terminó en un revuelo, con acciones que nada tienen que ver con jugar a la pelota y varios que deberán cumplir suspensiones por inconducta.

Pero no todo ha sido aplicar fechas de inactividad para quienes sumaron cinco amarillas o vieron la roja, sino que la tarea del Tribunal también pasa por las ya muy habituales protestas de puntos, en este caso una de la categoría sub 11 que Boca hizo por la inclusión indebida de un jugador en el equipo albirrojo. La cuestión tomó ribetes de novela porque se planteó que las firmas en la nota de reclamo de la dirigencia eran apócrifas, por lo cual el Tribunal citó a quienes habían rubricado el reclamo, asistiendo sólo uno de los dos dirigentes que la firmaron, con lo cual el HTP no pudo corroborar que una de las firmas era real por eso de que quien no concurre a una citación judicial (en este caso de un tribunal deportivo) pierde el derecho a defenderse.

En consecuencia, se le quitaron los puntos a Juventud porque el futbolista no estaba autorizado a actuar en partidos oficiales pero se eximió de multa al club de Barrio Nehuenche porque el Tribunal consideró que la nota de reclamo no reunía los requisitos formales, aplicándole un castigo económico a los xeneizes. Un caso raro, muy poco frecuente, por no decir inusual, que confirma que en el seno liguista todo puede pasar...

La historia no terminará acá ya que, según hemos podido averiguar, Juventud ha presentado una protesta por el primer partido final de división reserva, donde perdió 3 a 2 ante Boca Juniors y que se jugó sin servicio policial, algo que el club albirrojo entiende que es irregular. Habrá que ver cómo transcurre esta historia porque si bien existiría un acuerdo para disputar ese partido sin seguridad, lo concreto es que en partidos de divisiones mayores, si no hay policía, el árbitro no debería comenzar un encuentro.

La sugerencia desde El Portal para los dirigentes liguistas sería tratar de evitar todo tipo de actas y acuerdos internos que se contrapongan con los reglamentos porque llegado el momento de decidir ante un reclamo, lo que prima es el reglamento de AFA, del mismo modo que ninguna ley puede contraponerse a la Constitución.

Gear SA

Clyfer