Llega la hora de pedalear...

Nuestra ciudad se apresta a disfrutar de una de sus citas deportivas más destacadas del año, de esas que desde hace muchos años figuran inconmovibles en el calendario de acontecimientos que se realizan en Rojas: el Desafío Extremo.

La propuesta tiene cada año mayor aceptación y una prueba de ello es la cantidad de inscriptos, que crece edición tras edición. Para esta temporada, si bien el número oficial recién será confirmado en un par de días, se ha podido saber que la cifra superará holgadamente los 250, muy cercana a los tres centenares de penalistas que se animarán a las diferentes modalidades.

Hablando de las características de la prueba, es la única en su modalidad ya que no se tienen registro de otras carreras de 400 kilómetros “non stop”, es decir sin paradas. Aquí no se corre por etapas, se larga y depende de cada uno de la manera de hacerlo. Se puede hacer alguna pausa para recuperar fuerzas del tiempo que cada ciclista necesite, de mayor o menor tiempo, pero el reloj arranca cuando se baja la bandera para arrancar y se corta al llegar la meta. No hay parciales ni nada de eso, es pedalear y pedalear durante muchas horas.

Claro que las opciones son varias ya que además de la más dura, la de 400, también existen la de 100 y 200 kilómetros, a las que este año se agrega una cuarta opción: los 300.

El Desafío Extremo no es solamente una competencia deportiva. Es una prueba personal para cada uno de los que participa, una lucha mano a mano contra el cansancio, los caminos, el clima, como lo dice su nombre, un verdadero desafío. Para muchos también representa ir sumando kilómetros porque están los que el año pasado hicieron 100 y ahora van por 200, o por los 400, aunque, según dicen los que entienden del tema, recomendable empezar por la distancia más corta y, con experiencia a cuestas y conocimiento de las condiciones en que se desarrolla la prueba, ir pasando a otras modalidades con el correr de los años.

Serán unos trescientos ciclistas que vendrán acompañados en muchos casos por sus familias, por sus amigos, por los integrantes de los equipos de asistencia, que saldrán a recorrer todo el distrito (Sol de Mayo, La Beba, Cano, Carabelas, Rafael Obligado, Los Indios serán algunos de los lugares de paso), “sufriendo” para avanzar en el camino pero disfrutando de lo maravilloso que la naturaleza le ha dado a nuestro pago chico.

Muchos competidores, una verdadera fiesta deportiva que prácticamente se paga con lo que cada inscripto abona en concepto de inscripción, a lo que se le suma el auspicio y aporte del gobierno local, que no necesita sumarle cifras astronómicas para que la prueba pueda hacerse. Como debería ser siempre porque no tiene mucha gracia que para organizar algún evento la mayor parte del costo lo asuma el municipio...

Gear SA

Clyfer