Por escrito, es mejor

Una situación un tanto controversial se planteó con motivo del partido de la divisional sub 17 correspondiente a las semifinales del torneo Apertura de divisiones juveniles que organiza la Liga de Fútbol de Rojas.

El encuentro en principio debía disputarse el sábado pasado pero, a raíz del cotejo final de la Copa América que tenía a Argentina como protagonista, teóricamente el mismo se postergaría para un día de entre semana, situación lógica que todo el mundo quería sentarse frente a la tele y “disfrutar” de la definición del certamen americano, aunque más que gozar la cosa terminó en sufrimiento y amargura, aunque esa es otra cuestión sobre la cual los periodistas porteños ya han agotado papel, micrófonos e imágenes hasta el hartazgo.

El tema es que cuando muchos creían que el choque entre albirrojos y albicelestes iba a jugarse el martes o miércoles, el sábado el plantel de Juventud se hizo presente en el estadio de Newbery, sede del duelo, aduciendo que a la entidad de Barrio Nehuenche nadie la había comunicado oficialmente la determinación de postergarlo. A tal punto llegó la cuestión que el lunes la entidad presentó una nota en la Liga, pidiendo explicaciones sobre lo ocurrido.

Según pudo saberse, en la reunión habitual de los lunes no se definió la cuestión porque Argentina jugaba la semifinal el martes pasado y era imposible adivinar si Argentina jugaría el viernes por el tercer puesto o el sábado la final. Conocida la clasificación, entre miércoles y jueves se habría resuelto postergar el partido de la semifinal de sub 17 ya que era imposible ubicarlo en la misma grilla que se iba a desarrollar en cancha de Newbery, donde ya había cuatro encuentros programados y era inviable terminar antes de las cinco de la tarde si se agregaba otro partido.

Juventud habría pedido disputarlo más temprano, en horas de la mañana, y Argentino no lo habría aceptado, ofreciendo utilizar su cancha y pagar los gastos para jugarlo entre semana.

Extraoficialmente se dice que el representante del club albirrojo habría sido informado de la situación y de la decisión de posponer el encuentro, pero desde la entidad de Nehuenche afirman que nadie se los comunicó y por eso se presentaron el sábado a jugar, debiendo ahora analizar el tema el Tribunal de Penas, que pidió informes a la mesa directiva, al colegio de árbitros y a los clubes para saber qué ocurrió y resolver sobre el particular.

Lo ocurrido confirma que en esta época lo único que tiene valor es lo que queda escrito porque los avisos en forma verbal no siempre llegan a destino por el motivo que sea. No estamos hablando de que alguien haya querido sacar ventaja ni nada parecido, pero lo acaecido sirve para mejorar los canales de comunicación en el seno de la Liga y sus clubes afiliados.

Si se trató en la reunión ordinaria de los lunes y quedó asentado en acta, es asunto terminado, pero si se arregló entre semana, sin una sesión con todos los delegados, hay que asegurar que todos tengan claro la situación. Una nota por escrito con constancia de recepción sería la mejor manera ya, con los papeles en la mano, nadie puede decir que no estaba enterado de tal o cual cuestión.

Gear SA

Clyfer