Albicelestes y azulgranas son los que definen

Se jugaron en la tarde de ayer las revanchas de semifinales del torneo Apertura de primera división de la Liga de Fútbol, sin sorpresas al cabo de los dos partidos, donde hubo muchísimos goles y casi nada de emociones porque tanto Argentino como el Deportivo Unión lograron resolver sus series sin sobresaltos.

Contrariamente a lo que podía esperarse, teniendo en cuenta que ninguno de los cruces tenía tanta diferencia como para pensar que algún equipo ya estaba prácticamente adentro de la instancia decisiva, hubo nada menos que 14 goles: 6 en Barrio Progreso y 8 en Barrio Unión.

Los albicelestes golearon por 6 a 2 a Carabelas, el campeón del año anterior, del que se tomaron desquite de aquella finalísima donde los rojos le arrebataron el título del 2014. Los azulgranas dominaron el primer tiempo y se retiraron un parcial de tres goles arriba sobre los rojinegros, estirando a cinco la distancia, algo irremontable para cualquier equipo a pesar de la reacción del equipo local.

De esta forma, la mitad inicial del campeonato liguista se dirimirá en dos partidos, el primero el próximo fin de semana en el reducto de los carabelenses y el desquite en cancha de Argentino, con igual sistema de definición que en semifinales. En primer término se tendrá en cuanta la cantidad de puntos que obtenga cada equipo y si están igualados (traducido: dos empates o un triunfo para cada uno), se tomará en cuenta la diferencia de gol. En este punto debe aclararse que, a diferencia de la Copa Libertadores, los goles de visitantes “valen” lo mismo que si se logran como local. Si están empardados en todo, habrá penales.

Analizando lo hecho por ambos equipos, es meritorio en ambos casos. Lo de Argentino es la continuidad de un proyecto iniciado el año pasado, con una muy buena campaña tanto en el torneo local como en el ya desaparecido Seis Ligas. Por el lado de Unión, no es sencillo armar un equipo de cero y ese es el mayor mérito, reunir muchos futbolistas e ir encontrando un nivel de juego para acceder, en el regreso del club a las competencias liguistas después de muchos años, a una final.

El que se imponga en esta instancia tendrá el hándicap de quedar fuera de carrera en el Clausura ya que cada escuadra que logre una mitad del campeonato irá a una eventual finalísima, siempre y cuando no sea el mismo, situación que derivaría automáticamente en título para que se alce con las dos partes en que está dividida la competencia liguista de este año.

Gear SA

Clyfer