Empezaron las semifinales...

Dieron comienzo en la jornada de ayer las semifinales del primer torneo liguista de esta temporada, instancia decisiva cuyo ganador habrá dado un paso firme en la búsqueda del objetivo final al que todos aspiran: el título.

Debido a la suspensión del viernes por la lluvia, los dos partidos se jugaron el mismo día y en la misma localidad, Carabelas, para la cual fue, sin dudas, una jornada deportiva histórica ya que difícilmente puedan encontrarse antecedentes similares a lo sucedido en la víspera, donde, de acuerdo a lo establecido por el reglamento, los elencos carabelenses, tercero y cuarto de la clasificación, fueron locales ante el segundo y primero respectivamente.

En el primer turno, una hora después del mediodía, Argentino se impuso por 1 a 0 a Carabelas, y más tarde, cruzando la calle, Unión superó a Newbery por 3 a 1, con lo cual albicelestes y azulgranas sacaron ventaja de cara a las revanchas del domingo venidero, donde valdrá la diferencia de gol, con lo cual lo de los unionistas fue muy positivo para sus aspiraciones, de la misma manera para los argentinistas por haber actuado como visitantes.

La localidad fue todo fútbol ayer por la tarde, con alegría para unos y tristeza para otros, aunque aún no está dicha la última palabra ya que a ambas series le quedan noventa minutos por delante.

- - - - - - - - - - - - - - - - - -

De la última fecha de la instancia clasificatoria nos quedó pendiente un comentario acerca de lo ocurrido en cancha de Juventud, donde un futbolista sufrió una lesión seria, episodio que no debería quedar sólo en ese mal momento, en la noticia del momento y asunto olvidado.

Lo que quedó claro es que el fútbol local sigue siendo “casero” en varios aspectos, y uno de ellos tiene que ver con la atención de quienes lamentablemente se lesionan de gravedad, como fue el caso del joven Tomás Feliú, que se fracturó el brazo izquierdo en una desafortunada acción, fracturas que obligaron días después a practicarle una intervención quirúrgica en la zona afectada.

Lejos de pretender que haya un médico en cada cancha, algo muy difícil de poner en práctica, lo que queremos marcar es que cada estadio debería tener los elementos indispensables para brindar la primera atención en un caso como estos. Y no estamos diciendo que el futbolista no haya sido “cuidado” en ese duro momento sino que no parece muy moderno tener que usar un par de canilleras para inmovilizar lo que en este caso fue el brazo pero que en otras ocasiones, lógicamente por las características de este deporte, ha sido una pierna.

Nos parece adecuado que cada club tenga disponible los materiales de primeros auxilios que se precisan para estos momentos, es decir una férula, o bien tablillas y vendas más adecuadas para la ocasión, mientras se espera la llegada de la ambulancia, que afortunadamente en nuestra ciudad, por ser de dimensiones medianas, generalmente no tarda demasiado.

Gear SA

Clyfer