El buen ejemplo...

En nuestra página web reflejamos hace un par de días la noticia del fallecimiento de Ricardo Iglesias, un hombre querido en los ambientes en los que desarrolló su existencia: en lo laboral, en lo institucional y en lo deportivo.

Lamentablemente no es una época donde abunden los buenos ejemplos, son momentos en que los valores humanos quedan muchas veces de lado por darle prioridad a las cuestiones materiales y donde las ideologías son derrumbadas en infinidad de ocasiones por intereses que no respetan las ideas.

Con la partida de Ricardo se va una persona sencilla, respetuosa, alguien con quien daba gusto entablar un diálogo, que en el lugar donde estuvo dejo la impronta de la buena gente. Fue Jefe de Compras durante la administración radical de la intendencia, integrante de la conducción de la Asociación de Bochas de Rojas y participó en el Club Jorge Newbery. En cada uno de estos espacios mostró la forma en que las personas decentes deben desenvolverse.

A buen entendedor, pocas palabras. No hace falta explicar cuál es la forma en que deben actuar las personas decentes e íntegras.

Las palabras nunca alcanzan para explicar la forma en que cada uno desarrolla sus actos y sería imposible acercarnos con estos conceptos a lo que queremos expresar ante la partida de Ricardo Iglesias, de quien queremos remarcar sus valores, esos que muchos deberíamos incorporar a nuestra vida diaria.

En el dolor de la pérdida de un ser querido, saber que fue una buena persona sirve para aliviar la tristeza. Y el de Ricardo Iglesias es un buen ejemplo.

Gear SA

Clyfer