Maltrato en el corso: Mejor SI hablar de ciertas cosas

Mejorar exige siempre hacer una evaluación correcta de las cosas, sin ignorar lo que pudieran tener de malo, lo cual permite potenciar los aspectos positivos y corregir los negativos. La actitud de la Directora de Cultura, Griselda Zecca, que prefirió no hablar sobre los incidentes que sufrió la "Comparsa coreográfica" en el corso del sábado pasado, marcha en sentido contrario.

Para poner en tema a quien pudiera no estarlo, hay que recordar que la "Comparsa coreográfica" fue creada por iniciativa de la acaedemia "Everest" que dirige la profesora Marisol Benítez; que tiene más de 100 miembros de todas las edades, entre ellos los chicos discapacitados que concurren al Centro de Día, y los alumnos de las Escuelas de Verano.

Según denunciaron varios de sus integrantes, la "Comparsa coreográfica" no pudo actuar como estaba previsto, porque a su paso por la avenida (lugar del desfile) no estaba sonando la música que necesitaba para avanzar bailando, y que había sido gestionada con anterioridad.

Pero lo más grave es que esto no terminó ahí sino que, al ver que la columna no avanzaba, "mujeres vestidas de amarillo" (pertenecientes a la organización, la Dirección de Cultura, según denunciaron) intentaron desalojarla con malos tratos para permitir que continuara el desfile, e inclusive se llegó a retirar tirándole del cabello a por lo menos una nena de cinco años.

De más está decir que no sólo los responsables de la "Comparsa coreográfica" sino los padres de los menores involucrados en el violento episodio quedaron indignadísimos.

No es la intención empañar con esto lo que los corsos tuvieron de positivo: efectivamente, puede decirse que la fiesta de Carnaval ha sido recuperada en Rojas; que fue multitudinaria (aunque sin llegar a la delirante cantidad de 20.000 personas como se informó oficialmente); y que produjo un interesante fenómeno de preparación previa, ya que los responsables de las carrozas y las comparsas estuvieron durante meses trabajando para tener todo a punto en Carnaval.

Claro que, como se dijo al principio, evaluar los aspectos negativos no es un asunto menor, porque de ello depende la posibilidad de corregirlos. Y no está de más tener en cuenta que también la "Comparsa coreográfica" trabajó durante meses en la confección de sus vestuarios con materiales reciclados; en los ensayos de baile; y en la integración de todo tipo de personas, ya que los niños de 4 y 5 años compartieron la actividad con jóvenes, con adultos mayores, y también con el subgrupo "Los soles" (chicos discapacitados que asisten al centro de día "Sueños de vida", de FUNDAICO).

La negativa de Zecca a evaluar este suceso, entonces, no está vinculada con el imprescindible deseo de mejorar corrigiendo errores, sino con el rédito político que, a ojos del gobierno municipal, debe producir una inversión económica importante, como la que se realizó para organizar los corsos, traer atracciones de ciudades vecinas, publicitar la actividad, etc.

Tal rédito político es, obviamente, lo que espera el gobierno comunal de este tipo de actividades; y se corresponde con la presencia del Intendente, que estuvo durante toda la noche ahí, paradito, tieso, con su "sonrisa de plástico" en la vereda de la plaza, entre la gente, saludando mientras transcurría el corso.

No es extraño entonces que Zecca prefiera difundir lo positivo, inclusive magnificándolo (como en cuanto a la cantidad de asistentes, un detalle que en realidad no suma ni resta nada; fue multitudinario, punto), y en cambio pretenda "no hablar porque ya pasó" de un asunto grave, fácilmente corregible, pero muy poco funcional al relato publicitario en que los Caso han decidido convertir todos y cada uno de los actos de gobierno.

Mientras el gobierno municipal, hoy más que nunca, pretende "que siga el corso", desde El Portal de Rojas asumimos la responsabilidad de decir que es "mejor hablar de ciertas cosas". Por el bien de todos.

Gear SA

Clyfer