Seguimos con la novela...

Cual "culebrón" que nunca termina, agregando capítulos y capítulos si el rating lo demanda, en una especie de rueda que siempre pasa por el mismo lugar y nunca tiene una definición, así marcha nuestro fútbol regional, en una historia de amores y desamores, de abrazos y broncas entre los mismos protagonistas que hoy se quieren y mañana se dejan de querer.

Larga sería la crónica si nos pusiéramos a comentar la historia de la participación de Rojas en las uniones regionales a partir de la disposición del Consejo Federal, que determinó que si una liga no tiene diez clubes, sus certámenes carecen de validez, y por lo tanto los chiquitos deben aliarse con otros para seguir subsistiendo, en una suerte de concentración que no se termina de entender demasiado pero que es así y hay que respetar para seguir existiendo, futbolísticamente hablando.

Hace una década fue el momento de formar el 4 Ligas, momento en el que comulgaron Rojas, Pergamino, Salto y Colón, en esa época todos en buenas migas con Federación Norte. Años después y con el entendible motivo de no cumplirse con la rotación de la organización del certamen, el amor se terminó y, dejando atrás a Pergamino, se formó una nueva URD con Junín, Salto, Arenales, Chacabuco, Colón y Bragado, que no duró mucho y se bajó rápido.

Pasado el tiempo, la relación se fue desgastando y lo que era fraternal comenzó a transformarse en un divorcio en puerta porque el presidente de la Liga del Oeste se llevó a los suyos a la Federación del Este, abandonando la Federación Norte, con la que comenzaron los cortocircuitos hasta el chispazo final que fue la salida de ésta entidad para pasarse a otra, empezando a jugar en la vereda de enfrente. Una pequeña prueba de esto es que la actualidad el ex presidente del Consejo Federal, Gustavo Ceresa, coquetea con la Federación del Este, mientras las huestes de Ramunno han vuelto a hacer "buenas migas" en el seno del Consejo Federal.

En este marco han comenzado a sucederse hechos de relevancia que parecen conducir a Rojas hacia otros rumbos, dejando el 6 Ligas para pasar a unirse con Arenales y Vedia, lo cual debilita indudablemente la estructura armada desde Junín y que desde algunas partes califican como "la unión regional más importante del país". Cuantitativamente hablando, puede ser. Cualitativamente, lo dudamos.

Hace algunos días se selló el nuevo acuerdo Rojas-Arenales-Vedia, que deberá ser autorizado desde el Consejo Federal, pero aún sin haberse expedido el máximo organismo del fútbol del interior, las voces ya empezaron a sonar. Del lado de los "rebeldes", la expresión coincidente de disconformidad acerca del manejo de la URD y la falta de respuesta ante sugerencias de hacer más largos los torneos locales y más corta la instancia integrada, por nombrar sólo alguno de los reclamos. Y del otro lado las críticas hacia los disidentes: el presidente de la URD diciendo que todo se trata de una cuestión política y el coordinador afirmando que los que se quieren ir no aportaban nada y que no trabajaban para la organización del 6 Ligas.

Debemos ser justos y decir que los campeonatos regionales son interesantes y mejoran el nivel de todos los equipos, pero también es insoslayable que la fase regional del 6 Ligas era demasiado larga, económicamente deficitaria en su mayor parte e interesante en sus tramos decisivos, adonde llegan los más destacados. Los repechajes y las ruedas de perdedores fueron un agregado innecesario e inédito, con la cual esta URD también puede calificarse como "única" por la reglamentación de sus torneos.

Claro que de la misma forma en que se pueden elogiar cosas, también se entiende que algunos no estén conformes con ciertas situaciones como, por ejemplo, que jamás se haya presentado un balance detallado de ingresos y egresos, dicho esto no por nosotros sino por dirigentes liguistas. Sabiendo que cada club aportaba una buena suma de dinero por mes en concepto de afiliación a la URD, el hecho de que se vayan 15 clubes (8 de Arenales y 7 de Rojas ya que para 2015 se sumará Unión), significará menos entrada de plata a las arcas de la Liga del Oeste, con lo cual además de la cuestión política también hay que pensar en lo económico.

Y no estamos diciendo si han gastado bien o mal la plata (nos reservamos la opinión...). Solamente creemos que sería mejor si se conocieran los balances (como hacía Pergamino, que si sobraba algo lo repartía entre las cuatro ligas a fin de año), por eso de que "cuentas claras conservan la amistad".

Podríamos seguir hablando de las bondades y defectos del ex 4 Ligas, del actual (o ex) 6 Ligas y de la futura (?) Alianza Deportiva del Noroeste Bonaerense, pero lo que queremos reafirmar que respetamos a rajatabla de la voluntad de nuestros clubes. Si quieren seguir como hasta ahora, vamos para adelante. Si quieren buscar otro rumbo, que así sea.

Gear SA

Clyfer